¡Comparte en tus redes!

Inteligencia emocional, cómo desarrollarla en nuestros hijos

Enfrentarse al mundo no es fácil. Cada día está lleno de triunfos y fracasos, de aciertos y errores y hasta de ilusiones y desengaños. De ahí la importancia que sepamos manejar y desarrollar nuestra inteligencia emocional, pero ¿cómo enseñar algo que ni nosotros mismos comprendemos? Aquí la respuesta:

Como padre, tu obligación es ayudar a tus hijos a desarrollar lo que se conoce como inteligencia emocional. En tus manos está que tus pequeños aprendan a expresar y canalizar correctamente sus sentimientos, así como a enfrentar situaciones difíciles en el día a día.

Qué es la inteligencia emocional

Es la capacidad para identificar las emociones, entenderlas y por supuesto manejarlas correctamente. Su finalidad es facilitar la manera en la que nos relacionamos con los demás, con las personas que queremos y nos quieren, pero principalmente con nosotros mismos.

Por muy fatalista que suene, si omites esta parte en la educación de tus hijos, estarás contribuyendo a que en un futuro no sepan lidiar con la frustración y sean infelices.

Para desarrollar la inteligencia emocional de tus pequeños, debes ayudarles a que trabajen en su autoestima, sus habilidades sociales y el manejo de la frustración. También es importante que aprendan a ser asertivos y empáticos con los demás.

 

Aspectos básicos que tienes que abordar en el desarrollo de la inteligencia emocional:

  • Emociones. Lo primero que debes hacer es enseñarles a identificar tanto sus emociones como las de los demás. Ayúdales a expresar, canalizar y regular sus sentimientos. Es de vital importancia que sepan qué les está pasando emocionalmente y qué está provocando esa reacción. Te recomendamos que les expliques que existen sentimientos negativos y le digas cuáles son.
  • Comunicación. Durante todo el proceso será importante que mantengas un canal abierto de comunicación. Tus hijos deben ser capaces de decirte qué están sintiendo o cómo les fue ese día en la escuela.
  • Ejemplo. Recuerda que eres el modelo a seguir de tus hijos. Si quieres que ellos hablen abiertamente de sus sentimientos y acepten las consecuencias de sus actos y palabras, debes comenzar por hacerlo tú.
  • Decisiones. Es necesario que tus pequeños aprendan a tomar sus propias decisiones. Esto los ayudará a desarrollar su autonomía y confianza. Puedes comenzar con cosas pequeñas dejando que elijan la ropa que usarán en el día o los zapatos que se quieren poner.
  • Empatía. Así como aprendieron a identificar sus emociones, tus hijos deben ser conscientes de los sentimientos de los demás. Preguntas como “¿qué crees que sintió tu hermana cuando le dijiste eso” o ¿qué sentirías si tu amigo se hubiera portado así contigo” son básicas en esta etapa.
  • Fracasos. Como tus hijos no estarán exentos de fallar en el futuro es importante que les enseñes a seguir adelante. Haz hincapié en que todos nos equivocamos, pero que lo importante es aprender de ese fracaso y seguir luchando. Para dejar claro tu punto puedes recurrir a competencias escolares o su vida académica.
  • Logros. Al igual que en el punto anterior, debes mostrarles a tus hijos cuál es la forma correcta de actuar ante el éxito, pero sobre todo debes ayudarlos a identificar el camino correcto para alcanzar sus objetivos. Recuerda que el fin no justifica los medios.

Recuerda que la inteligencia emocional se forma poco a poco, por lo que debes ser paciente y nunca debes presionar a los pequeños para que actúen como tú quieres. El tiempo te demostrará que su felicidad bien vale el tiempo y esfuerzo invertidos.

Notas relacionadas con inteligencia emocional:

Qué es y cómo usar la inteligencia emocional, dando click aquí.

7 tips para fortalecer tu inteligencia emocional, dando click acá.

Aplica la inteligencia emocional en tu trabajo, dando click de este lado.

¿Qué te interesa?
Selecciona los temas de interés sobre
los que deseas recibir noticias: