¡Comparte en tus redes!

El Poder del 'Yo creo en ti'

Los casi 8 billones de personas que habitamos la Tierra tenemos como misión embellecer nuestro mundo haciendo uso de nuestros dones y talentos. Ciertamente servir enriquece nuestro camino, sin embargo, la actualidad nos mantiene aun distraídos de lo verdaderamente importante, dando peso a temas irrelevantes para una mayor evolución.

Angie Brenes

Angie Brenes

Cada vez más, comenzamos a ver el despertar de gente en nuestro entorno. Los reconocemos porque brillan haciendo lo que aman y pareciera que el universo se encuentra alineado para ver su triunfo. De lo que hoy te hablaré en esta columna querido lector es de lo que hubo antes de este estado mágico.

Duda y temor son condimentos que dan sabor al emprendimiento,  pero es el “Yo creo en ti” lo que brinda la fuerza para que alguien rompa su capullo y se convierta en aquello que vino a ser y hacer en esta vida.

El poder de “Yo creo en ti” es aun un tema del que pocos hablan, a pesar de ser el chispazo que da nacimiento a muchas revoluciones.

Estas cuatro palabras significan que una persona se suma a la visión de un soñador, lo cual en muchas ocasiones resulta suficiente para arrancar el motor que hará posible la construcción de sueños, proyectos y hasta imperios.

“Yo creo en ti” es una frase que tiene más valor que las inversiones millonarias que podemos ver el ambiciosos emprendimientos, pues tiene la función de apoyo para alzarse y convertirse en lo que realmente se es. Probablemente en un inicio aun no sea muy claro el camino o se tenga vista esa figura de lo que uno será, pero sin duda sirve para dar ese primer paso y eso… es bastante.  

Pero ¿qué pasa cuando nadie cree en nosotros? La mayoría de las veces no se trata necesariamente de un tema de boicot a nuestros sueños, sino que es simplemente una falla en la detección de potencial del observador en nuestro entorno.  El problema recae cuando trasladamos todo el peso para arrancar el emprendimiento a la aprobación y entusiasmo de alguien más y he ahí la principal razón por la cual no vemos a tantas personas brillando haciendo lo que aman.

Ciertamente es más fácil culpar a las circunstancias, sin embargo dar ese paso hacia la vida que queremos no debe depender de nadie, pero si alguien nos echa la mano diciéndonos “yo creo el ti” facilita dar ese salto.

En mi caso, tengo la fortuna de rodearme de gente que parece ver un potencial en mi camino y son un gran colchón para aquellos momentos de duda y miedo. Probablemente la cantidad no es mucha, pero la calidad de esas personas y la precisión en los momentos para externar un “yo creo en ti” han resultado invaluables y decisivas.

Algunos de nosotros al voltear hacia atrás, tenemos en la mente a maestros, amigos, incluso desconocidos apoyándonos y casi todos tenemos la imagen de nuestra madre guiándonos y diciéndonos desde lo más profundo de su corazón “tú puedes” y “yo creo en ti” con una sinceridad absoluta que al día de hoy, resulta suficiente para atreverse a volar.

¿Hacia dónde ir una vez que tenemos ese apoyo? La verdad es que lo mejor del camino es la compañía. En ese viaje llamado emprendimiento, habrá paradas que algunos extremistas llaman fracasos, habrá desviaciones que servirán para realinearse, talvez se disminuya la velocidad con el fin de contemplar el camino, pero saber que hay alguien con quien compartir esa aventura, aunque sea a la distancia, es la mayor de las glorias en esta vida.

Dedicado a mis padres, familia, amigos y maestros.

Sigue leyendo mis columnas Una corona para ti. 

Angie D. Brenes

Instagram: AngiedBrenes

Twitter: @angiebrenes

Notas relacionadas 

Todas las columnas de Angie Brenes dando click de este lado.


Angie Brenes