¡Comparte en tus redes!

Equilibrar la balanza

Durante esta pandemia seguramente habrás escuchado sobre personas que han comido, dormido o descansado más de lo habitual presentando o pretextando depresión, angustia, etc.; aunque también está el polo opuesto, aquellas que han hecho ejercicio en demasía, cambiado sus hábitos alimenticios y refugiándose en actividades que antes no practicaban y que ahora ya no pueden estar sin ellas; empero, es muy importante que logres un equilibrio en tu vida, que tu balanza no se incline de un lado más que del otro, es decir, tener un punto medio que te permita lograr tus propósitos y anhelos sin sacrificar a tu cuerpo de manera física, mental y espiritual; por lo que te recomiendo que tomes en cuenta que lo más sano siempre es ir poco a poco y descubriendo lo que en realidad es para ti. Con esta lista puedes conseguir tener un norte:

Georgette Rivera

  • Elegir actividades en base a tus gustos, necesidades y complexión física.
  • Hacer una cosa a la vez, es decir, si es un tipo de ejercicio no exageres en el tiempo y la cantidad, ve aumentando gradualmente.
  • Comer sanamente y no cambiar a una dieta muy rigurosa de la noche a la mañana.
  • Si el ejercicio seleccionado te deja más cansado que revitalizado, intenta otro, tal vez ese no es el indicado.
  • Lee previamente algún texto sobre las actividades que estás realizando, ahí encontrarás la información necesaria que te permitirá saber si es lo que estás buscando.
  • Una vez que definas lo que buscas, sé constante para obtener los resultados deseados.
  • No compitas contigo mismo, disfruta de cada cosa que hagas, en el momento que eres poco tolerante dejas de ser objetivo y pierdes el rumbo.
  • Trata de salir de tu zona de confort, puede haber cosas que no te gusten pero que te benefician, inténtalo.

Una vez que logres conectar con lo que está diseñado para ti todas las cosas van a ser más fáciles, tu mundo se va a acomodar, comenzarás a a tener resultados diferentes y sabrás que todo lo que te lleva a la armonía requiere tiempo de práctica y de reflexión, por eso es necesario que dejes que  transcurran más de 30 días para que los hábitos empiecen a imprimirse en tu vida cotidiana y logren arrojar un resultado positivo y duradero que te ayude a lograr las metas que quieres llevar a cabo.

Que tangas una bendecida semana.

Georgette Rivera 

Facebook: Georgette Rivera

Twitter: @Podomancia

Notas relacionadas 

Todas las columnas de Georgette Rivera dando click de este lado.

Georgette Rivera