¡Comparte en tus redes!

¿Es recomendable seguir siendo amigos de los ex?

“Quiero terminar contigo, pero quiero seguir siendo tu amigo.” Esto le dijo su novio de cuatro años cuando decidió darle fin a la relación. Nancy estaba en shock, pues lo seguía amando con todas sus fuerzas. En ese momento sintió que se le venía el mundo encima. No podía ser real, pues ella se había imaginado que se casarían y tendrían tres hijos. En su mente había creado todo un futuro junto a Raúl y no imaginaba la vida sin él.  Al escucharlo decir que quería terminar la relación de pareja, pero que la quería mucho y que quería que siguieran siendo amigos, ella pensó que estando cerca de él aunque fuese como amiga, lograría convencerlo de que ella era la mujer de su vida.

Denise Ramos Murrieta

Así continuó la relación de amigos. Él le hablaba en las mañanas para saludarla y ella seguía manteniendo la esperanza de que volverían. Él ya no volvía a marcarle el resto del día, pero ella esperaba paciente, pues estaba segura de que su plan  volver con él funcionaría.

Todas las mañanas, Nancy esperaba la llamada de Raúl y él le contaba todo  lo que había hecho el día anterior. Le contaba acerca de sus proyectos, de sus sueños y metas, le contaba cosas de su familia, de sus amigos,  mientras Nancy escuchaba interesada en todos sus asuntos y le daba consejos.  De vez en cuando salían a tomar un café por la mañana y ahí platicaban y se acompañaban, pero todo era en plan de amigos.  Raúl se despedía de Nancy con un abrazo fuerte y un beso en la mejilla, pero eso era todo el contacto físico que había entre ellos. Pasaron ocho meses y las cosas seguían igual. Ella seguía siendo su amiga, su confidente, su asesora en negocios. De pronto él le habló  y le dijo: “¡Conocí a alguien! Es una mujer súper hermosa, apenas la acabo de conocer, pero siento que ella es la mujer para mí, quiero que la conozcas.”

Nancy estaba aturdida, no podía creer lo que estaba escuchando. No entendía nada. Según ella, Raúl seguía siendo su amigo porque en el fondo la amaba y resulta que había conocido a alguien y quería presentarsela.

Nancy tardó bastante en digerirlo, lloró todo el día y toda la noche, su corazón estaba roto, pero no dijo nada. A las semanas salió a un café con Raúl y su nueva novia. Él la presentó como su muy querida amiga y ella sonrió y fingió que le daba mucho gusto la nueva relación de su “amigo”.

Después de ese encuentro tan doloroso, Nancy entendió que no podía seguir siendo amiga de Raúl mientras lo siguiera amando y cortó de tajo la relación. Sólo así pudo empezar su proceso de sanación y recuperación de la ruptura.

Hoy Nancy ha soltado a Raúl, ha sanado el dolor de la ruptura y tiene una linda relación con ella misma.

Como terapeuta yo no recomiendo seguir la amistad después de la ruptura cuando una de las partes aún siente  mucha atracción y tiene esperanzas de volver. Las personas necesitan aceptar que la relación ha terminado para poder iniciar el proceso de sanación, de no ser así la persona que no quería terminar, se queda en la fase de negación, sin aceptar que la relación terminó.

Para poder elaborar el duelo de una relación que termina, las personas deben mantener distancia física y afectiva.

Denise Ramos Murrieta

Denise Ramos en redes sociales:

Facebook: Denise Ramos Murrieta terapeuta conferencista

Twitter: @deniseramosm

Instagram: @deniseramosm

 

Notas relacionadas:

Todas las columnas deDenise Ramos, dando click aquí.

Denise Ramos Murrieta