¡Comparte en tus redes!

Felices fiestas patrias

Cada 15 de septiembre en casi todo el territorio de la República Mexicana se respira un clima de fiesta, jolgorio y muchos bríos pues hay algo que festejar, la Independencia de México, símbolo de unidad entre los ciudadanos. 

Georgette Rivera

¿A qué viene todo esto? ¿Cuál es el verdadero sentido nacionalista que envuelve esta festividad? Hagamos memoria, en 1809 se urdió una conspiración en Valladolid (la actual Morelia), los conspiradores fueron descubiertos y por tal motivo puestos tras las rejas. Al año siguiente en 1810, Miguel Hidalgo y Costilla, Ignacio Allende, la Corregidora Josefa Ortiz de Domínguez y Juan Aldama, organizaron otra conspiración que también fue descubierta, por lo que sus líderes decidieron iniciar un levantamiento contra las autoridades novohispanas. Algunas de las versiones que se tienen sobre estos hechos han sido cambiadas conforme a los intereses del gobierno respectivo, por lo que no se tiene  una leyenda al pie de la letra de lo que en realidad se dijo en el Grito de Dolores,  lo que conocemos en la actualidad son testimonios de segunda mano.

En relación a esta festividad cívica, la primera vez que se conmemoró el 16 de septiembre fue en El Chapitel, un edificio ubicado en Huichapan, Hidalgo en 1812 por el general Ignacio López Rayón. Esta fiesta comenzó con una gran descarga de artillería, una vuelta general de esquilas, posteriormente se ofició una misa y cerró con broche de oro con una serenata. Posteriormente, José María Morelos y Pavón, propuso al Congreso de Chilpancingo que en uno de los 23 puntos que conforman los Sentimientos de la Nación, se solemnizara el día 16 de septiembre todos los años, como un aniversario del día que se levantó la voz de Independencia e inició nuestra Libertad. En los congresos de 1822 y 1824 fue ratificada esta medida declarándose el 16 de septiembre como día de fiesta nacional en la Constitución de Apatzingán.

Hoy día me pregunto ¿qué paso con esos hombres y mujeres que podían hacer por su país cualquier cosa sin esperar nada a cambio?, sus ideales los llevaron a ser perseverantes y a luchar con aquello que iba en contra de sus principios y que lastimaba la dignidad de un pueblo oprimido con urgencia de cambio. Cuando estudié la primaria, los libros de texto me presentaron a unos mexicanos arrojados a los que nada se les dificultaba, mismos que eran capaces de poder con sus vidas a pesar de cualquier hostilidad; en ese momento me sentía orgullosa de ser parte de una raza y nación con altos ideales, nunca pasó por mi mente el sentimiento de miedo, sé que se confrontaban a si mismos y en sus luchas eran vencedores porque podían dominar su mente. Sería un regalo evocar esos pasajes, exigirle a nuestros genes que se comporten a la altura y que saquen la casta.

En estos tiempos necesitamos más que nunca la libertad y esa nadie puede quitárnosla, bueno ahora el estar tras las rejas puede ser  la ansiedad del celular de última generación; pero el que tiene agallas que sea quien es y sólo así será digno y responsable decir: ¡Viva México señoras y señores!

Que tengas una bendecida semana y ¡Felices Fiestas Patrias!

Georgette Rivera 

Facebook: Georgette Rivera

Twitter: @Podomancia

Notas relacionadas 

Todas las columnas de Georgette Rivera dando click de este lado.

Georgette Rivera