Vaginismo, el insoportable dolor de tener la vagina estrecha

vaginismo

A pesar de su increíble potencial para hacerte perder la cabeza, el sexo no siempre es como lo pintan en las películas. De hecho, un montón de cosas pueden salir mal y arruinar ese momento de intimidad. Y no, no todas son culpa de los hombres. Mientras ellos deben lidiar con la disfunción eréctil y la eyaculación precoz, muchas mujeres sufren vaginismo.

Qué es el vaginismo:

Tal vez jamás hayas escuchado el término, pero seguro conoces a alguien que lo tiene. En pocas palabras, este padecimiento es la contracción involuntaria de los músculos que rodean la vagina, impidiendo cualquier actividad sexual y hasta los exámenes médicos.

Debes tener claro que el vaginismo puede tener un origen psicológico o físico.

 

Las causas psicológicas más comunes del vaginismo son:

  • Temor al dolor, a quedar, embarazada, a no desempeñarse adecuadamente, a ser rechazadas, etcétera.
  • Ansiedad o estrés por experiencias negativas previas.
  • Problemas de pareja
  • Traumas por abusos sexuales en el pasado
  • Experiencias represivas en el entorno familiar o religioso.
  • Educación sexual inadecuada

Las causas físicas más comunes del vaginismo son:

  • Haber dado a luz
  • Cambios hormonales
  • Menopausia
  • Cirugía pélvica
  • Uso de algunos medicamentos que inhiben la excitación sexual
  • Falta de lubricación

Síntomas principales del vaginismo:

  • Ardor, picor y tensión muscular vaginal durante las relaciones sexuales.
  • Incomodidad y/o persistentes durante las relaciones sexuales.
  • Dificultad o incapacidad total para insertar un tampón.
  • Dificultad al someterse a una exploración ginecológica.
  • Posibilidad de insertar tampones o llevar a cabo una revisión ginecológica, pero incapacidad de penetración sexual.
  • Aunque se da la penetración sexual, la mujer no puede llegar al orgasmo, pues le resulta demasiado incómodo

Tratamiento para el vaginismo:

Para superar esta condición es necesario someterse a un tratamiento interdisciplinario, en el que intervengan un ginecólogo, un psicólogo y un sexólogo.

Además, se recomienda realizar los ejercicios del Método Kegel para favorecer la dilatación de los músculos de la vagina y disminuir la sensibilidad.

Los especialistas recomiendan incluir a la pareja en la terapia, pues sólo así podrá trabajarse en el contacto íntimo.

Notas relacionadas con el vaginismo:

¿Sabes qué es la dispareunia? Aquí te explicamos.

Checa aquí cuáles son los ejercicios del Método Kegel

¿Qué te interesa?
Selecciona los temas de interés sobre
los que deseas recibir noticias: