¡Comparte en tus redes!

La importancia de celebrar el portarse bien

Creo que todos conocemos la sensación de tranquilidad y bienestar que nos produce el terminar de realizar una buena acción o incluso finalizar una tarea larga que nos llevó esfuerzo, dedicación y todo un compromiso para llegar a buen puerto. Pero esto no es sólo un estado del espíritu, se correlaciona también con cambios importantes que se producen a nivel cerebral.

Dr. Edilberto Peña de León

Cuando tenemos un pendiente, se disminuye la serotonina (que nos da estabilidad emocional y alegría), se aumenta la noradrenalina (que nos pone más nervioso), se vuelven inestables los estados de dopamina (que resultan en mayor impulsividad y reactividad), no producimos suficiente GABA (que se encarga de la tranquilidad) y varios núcleos tienen una fiesta de glutamato (sustancia de desecho que se vuelve tóxica para las neuronas).

La clave está en actuar bien, en cerrar a incertidumbre, en tener un comportamiento ético. Se estabiliza la serotonina (nos ponemos contentos), se vuelven moderados los pulsos de noradrenalina y dopamina (sentimos placer y gusto por el deber cumplido), se acomoda la balanza de GABA y glutamato (con un buen microambiente neuronal), y hasta sacamos de la chistera dosis importantes de oxitocina (que nos hace desarrollar apego hacia las personas importantes de nuestra vida).

Así que la siguiente vez que se nos presente algo por resolver, recordemos que al que hace bien, se lo agradece su cerebro.

Dr. Edilberto Peña de León

¿Qué te interesa?
Selecciona los temas de interés sobre
los que deseas recibir noticias: