¡Comparte en tus redes!

La paciencia familiar en tiempos de COVID

Últimamente me han buscado muchos papás y mamás porque  después de seis meses encerrados, con clases en línea, trabajando desde casa (con todo lo que eso significa), sienten que ya se les está acabando la batería de la paciencia. Se están dando cuenta de que la adaptación familiar ha sido difícil, las pérdidas (de todo tipo) han dolido, y que el encierro ya está cobrando su factura.

Los niños y adolescentes… y algunos adultos, están/mos teniendo dificultades para adaptarnos porque a veces nuestras herramientas y recursos, que para la vida pre-Covid eran suficientes, hoy ya quedan chicos. Estar todo el tiempo con los niños en casa puede ser abrumador. Hacerle de esposa, maestra y madre es un reto, jugar el rol del papá, del esposo y del trabajador ejemplar sin un espacio a solas complica que “rellenemos” nuestro tanquecito de “te puedo escuchar pacientemente”.

Si te suena todo lo anterior, te dejo los siguientes tips para perder, menos, la cordura, porque seamos sinceros, esto va para largo.

  1. Pide espacio: estamos en un momento en el que es difícil tener un espacio, ya sea de tiempo o físico, para ti. Pero si tú no cuidas esta necesidad (que sí, todos tenemos), entonces vas a terminar explotando. Sí es cierto que somos animales de manada y sabemos estar juntos, pero también es cierto que a veces necesitamos un tiempo a solas y tranquilos para recargar pila.
  2. Pide apoyo: no tienes que ser tú quien resuelva todo. Al principio de la pandemia comenzamos a adaptarnos a trabajar en línea y continuar con nuestros proyectos, y si algo se me complica es delegar… eventualmente mi cuerpo no pudo. Confía en tu gente, en tu familia y delega, te aseguro que sí pueden.
  3. Recuerda el poder de la empatía: quizás para ti no sea claro por qué tu esposa se queja de que tiene que estar apoyando a los niños con sus clases en línea… o tal vez te cueste trabajo ver por qué a tu pareja le cuesta trabajo poner límites al jefe y se acuesta a dormir a las 11 de la noche todos los días. Recuerda que todos estamos en un momento difícil y que nos tomó por sorpresa.
  4. Juega y disfruta: a veces nos tomamos las cosas demasiado en serio y esto nos genera más estrés. Se vale que un día decidas que no van a cocinar, o que te tomes un día del trabajo. Se vale disfrutar estos momentos con los hijos y conectar con ellos, conocer a tu familia.
  5. Cuida tus necesidades: ¿necesitas hacer ejercicio? hazlo. ¿Necesitas dormir más? hazlo. Para lograr cuidar tus necesidades te puedes apoyar de los tips anteriores porque lo más probable es que para lograrlo tengas que pedir apoyo, espacio y darte permiso de disfrutar.

Recuerda que todos estamos en esto juntos y no tienes que pasarla mal solo. Busca apoyo en tu gente o en un profesional y déjate cuidar.

AdriTerapeando

Evolución Terapéutica en redes sociales:

Facebook: Evolución Terapéutica 

Twitter: @EvoTera

Notas relacionadas:

Todas las columnas de AdriTerapeando, dando click aquí.

Todas las columnas de Evolución Terapéutica, dando click acá.

Adriana Carrillo