Alessia Di Bari

Alessia Di Bari

Hace poco, le dejé una tarea a una paciente y mientras platicábamos acerca de cómo le había ido y de las cosas que se había dado cuenta, salió a la luz “la teoría de las ligas” ¿Alguna vez has escuchado de ella? Te la explico un poco.

Esta “teoría” dice que existen ligas; es decir, cada uno de nosotros pertenece a una y la liga está determinada por N cantidad de factores: nivel socioeconómico, belleza física, cuerpo de ensueño, inteligencia, edad, alcurnia familiar, etc.

O sea, mi paciente lo que decía es que ella –ni siquiera se toma la molestia- de voltear a ver a alguien que está por encima de su liga. Esto quiere decir que, como ella no se siente guapa, pero sí inteligente… puede aspirar a alguien feo, pero divertido e inteligente.

¿Me voy explicando? Por descabellado que suene cuando nos lo platica alguien más, la verdad, es que la mayoría de nosotros –en alguno o muchos momentos- hemos aplicado esta teoría.

 

Se estarán preguntando, bueno y todo esto ¿para qué? ¡Fácil! Para darle una explicación a nuestro miedo y quedarnos en la comodidad de nuestra zona de confort y no ir por lo que queremos.

Entonces, si ya le cacharon al asunto, puede haber mil combinaciones y sobre todo, compensaciones. Por ejemplo, la teoría dice que yo no debería salir con alguien divino y súper atractivo porque tengo mis muchos kilitos de más… pero, si ese alguien me lleva 20 años, edad mata atractivo y se compensa el desequilibrio ¿qué tal, eh?

 

Francamente, si me preguntan a mí, yo creo que esta teoría popular sólo nos mantiene cómodos y en –muchas ocasiones- frustrados y con la autoestima en el piso. En mi experiencia, el ligue funciona diferente y es por eso, que aplicaciones como Tinder –por ejemplo- han tenido tanto éxito. El truco está en que tu baja autoestima no hace de las suyas, porque solo le tienes que poner una palomita a la persona que te parece atractiva y lo sorprendente –para muchos de nosotros- es hacer “match” con alguien que –si lo(la) hubieras visto en la calle- jamás te hubieras atrevido a hablarle!

Cuando tengo pacientes –hombres o mujeres- con algún tema parecido a este, les dejo de tarea que se metan a esta aplicación, aunque no salgan con nadie. El simple hecho de atreverte a darle “like” a alguien “fuera de tu liga” y que ese alguien corresponda tu like ¡ya nos ayudó a subir tu autoestima sexual y a empezar a romper con todas estas creencias limitantes!

 

Así que, la próxima vez que te caches pensando en que ese alguien está fuera de tu liga, mejor detente a observar qué te está dando miedo. Qué áreas de ti tendrías que trabajar para sentirte merecedor(a) de alguien así.

Espero que –a partir de hoy- te empieces a abrir a la posibilidad de estar con quien tú quieres, no con quien sientes que puedes. Mereces la vida y la pareja que quieres, eso sí, la vida, el trabajo y la pareja que quieres vienen de la mano de lo incierto y por lo tanto, del miedo. Es una cosa por otra, pero créeme, bien vale la pena atreverte.

¿Qué te interesa?
Selecciona los temas de interés sobre
los que deseas recibir noticias: