¡Comparte en tus redes!

Larga Vida a la Emperatriz (primera parte)

A falta de una Escuela de Reinas, es importante como mujeres extender nuestro poder al servicio de los demás.​

Angie Brenes

Angie Brenes

Hasta hace no muy poco, en el colectivo existía la creencia de que solo a través de la unión con un hombre adinerado o una herencia, una mujer podía ser merecedora no solo de grandes fortunas, sino también, si se veía astuta, podía ser la cabeza de sus negocitos.

Hoy atravesamos sacudidas y choques necesarios para que cada vez más, mujeres como tú, tu hermana, tu hija, tu amiga o tu madre podamos construir no solo nuestro propio camino, sino nuestro propio imperio.

¿Y cómo es ese imperio? Para nuestra fortuna, ya no es como en la Edad Media donde con ataques y la imposición de fuerza bruta se garantizaba la ocupación de pedazos de tierra. Hoy es mucho más simple: solo tienes que trabajar en ti y tus decisiones.

A continuación te comparto los primeros 6 puntos a tomar en cuenta para que tu transición, sea más poderosa y menos rocosa:

  1. Delimita tu espacio.- Estar abiertos nos lleva a compartir nuestros triunfos y fracasos, también nos lleva a relacionarnos en ocasiones con apego, lo cual trae como consecuencia la sobreexposición,  estar sujetos a las acciones del de enfrente, que la gente opine sobre nuestra vida y decisiones y por qué no, hasta decirnos cómo debe ser el camino que sigamos; en pocas palabras, estar abiertas se convierte en sinónimo de estar desprotegidas, por eso la importancia de tener muy marcados los límites. Este espacio puede ser tiempo o puede ser territorial y tener al menos un momento al día solo para ti es de suma importancia, porque es ahí donde existes con más fuerza.
  • Ármate de una mesa redonda.- Para decidir inteligentemente se requiere tener “cerca” a un grupo de expertos en las áreas que para ti son importantes. Por ejemplo, si eres una madre que está buscando emprender su propio negocio y te aterra la idea, una buena mesa redonda podría estar armada de alguna madre que por su experiencia, puede compartir consejos sobre cómo formar mejor a los hijos, un especialista que trate los miedos a atreverse a cosas nuevas como un psicólogo o coach, un exitoso emprendedor que orienta compartiendo los puntos que hay que tomar en cuenta y por qué no, hasta un guía espiritual para garantizar que el camino a seguir está siendo desde el amor. Entiendo que la idea de tener una mesa redonda pueda sonar “costosa”, sin embargo ya podemos encontrar a grandes especialistas en redes sociales de manera gratuita, así que no hay excusas para seguir aprendiendo, educándose y “estar rodeada de los grandes”.
  • Cuida tu imagen.- Más allá de lo superficial, tu imagen representa el amor y cuidado que tienes hacia ti. Además refleja tu personalidad y estado emocional, por lo que tu imagen es esa comunicación no verbal que indica quién eres y cómo te encuentras. Una emperatriz inspira y su imagen habla más que mil palabras.
  • Conoce a tu intuición.- Todos nacimos con esa herramienta mágica llamada intuición que nos sirve como un faro que guía nuestro camino, pero eso no quiere decir que ya se encuentre calibrada, por lo que es de suma importancia escucharla antes de decidir y aviso, aun así existe la posibilidad de equivocarnos, lo cual será de utilidad para irla puliendo e identificar si verdaderamente la escuchamos o si fue la voz de nuestro ego o si decidimos desde el miedo. Existe resistencia cuando realizamos acciones que no están basadas en nuestras propias decisiones, y eso lleva a resentir el hecho de no haber escuchado a esa voz tan maravillosa llamada “intuición”.
  • Guarda silencio.- Es fantástico gritarle al mundo entero nuestra intención, problemas, deseos o miedos, sin embargo, además de que se pierde mucho tiempo, al ser humanos, la gente puede responder de una forma que no nos beneficia y en casos más drásticos, robarse ideas o meternos el pie. Reserva tus planes y estrategias para ti y comparte solo lo necesario.
  • Recuerda que estas a la buena de Dios.- Puedes planear todo lo que quieras, pero para este momento seguramente la vida ya te enseñó que hay una inteligencia mayor que te guía en el camino de tu más alto bienestar. ¿Te imaginas estar viviendo la vida que creías que era mejor para ti cuando apenas eras una adolescente? Simplemente no serías tan grande y fuerte como eres hoy, así que en este gran camino a la construcción de tu imperio, vas con los ojos cerrados y aprende a confiar en que el siguiente paso que darás, está guiado para tu crecimiento y el de tu entorno.

Pronto estaremos publicando la segunda parte.

Una corona para ti.  ​

Angie D. Brenes

Instagram: AngiedBrenes

Twitter: @angiebrenes

Notas relacionadas 

Todas las columnas de Angie Brenes dando click de este lado.

Angie Brenes