¡Comparte en tus redes!

Larga Vida a la Emperatriz (Segunda Parte)

A falta de una Escuela de Reinas, es importante como mujeres extender nuestro poder al servicio de los demás.

Angie Brenes

Angie Brenes

En el artículo pasado te compartí la primera parte de los puntos que toda emperatriz debe tomar en cuenta en la construcción de su imperio. A continuación te comparto la segunda parte.

  • Contrata a un cadenero.- No literalmente, pero sí integra a tu mente un nuevo programa que tenga la función de cadenero, el cual filtre y garantice que solo entre a ti lo mejor. Y esto aplica para gente, información, alimentos, pláticas, etc. Digamos que el cadenero optimiza tu tiempo y energía, los cuales en esta vida son tus recursos más valiosos.
  • No te tomes nada personal.- Todos tenemos un camino distinto, todos tenemos derecho de responder según nuestra programación a las vivencias que experimentamos, por lo que cuando entiendas que las acciones del de enfrente, a excepción de un causa y efecto, poco tienen que ver contigo, no solo te sentirás más libre, sino que tu poder sobre ti no estará sujeto a un factor externo.
  • Conócete.- Este punto es un poco subjetivo, pues nunca nos conocemos en la totalidad, y eso es maravilloso. Por ejemplo, no sabes lo fuerte que puedes llegar a ser hasta que superas una gran dificultad o tampoco conoces tus gustos si no te atreves a hacer cosas nuevas, pero conocerse es la historia de amor más bella. Nunca te decepcionarías y siempre está ese factor sorpresa. Conocerte puede incluso convertirse en tu nueva pasión.
  • Controla a tu bestia.- Al ser humanos, hay una parte de nosotros que aún está en evolución y es la que nos lleva a no actuar desde el honor o el amor, algunos la llaman ego. Conócelo para que poco a poco vaya perdiendo terreno, pues puede llevarte a cometer equivocaciones que hacen que la construcción de tu imperio sea más tardada o menos grandiosa.
  • Rellénate de Gratitud.- Probablemente sea la ilusión de carencia o necesidad la que inicialmente diseñe cómo será tu imperio, pero cuando te das cuenta que en realidad ya los tienes todo y además hay gratitud por ello, los cimientos de tu imperio son sólidos, la materialización se da casi de una forma automática a través de la aparición de puertas llamadas oportunidades y por supuesto, el camino se disfruta más.
  • Duerme tranquila.- Después de respirar, dormir tranquila es un placer indescriptible. Durante la construcción de tu imperio la vida te pondrá pruebas donde puedes adquirir algo muy brillante a costa de tu honor. Jamás cedas la riqueza de dormir tranquila, pues buena parte del verdadero poder implicar que tengas una buena relación contigo.
  • Representa la gracia.- No digo que actúes como alguien que no eres, pero la gracia es un don con el que naces y pudiera estar opacado por ciertos comportamientos o conductas adquiridas desde tu infancia y es tu responsabilidad erradicarlos para que solo quede tu esencia vestida de gracia.
  • Protege a los vulnerables.- Tienes poder y eres privilegiada, así que a medida de lo posible, pon tu grandeza y recursos al servicio de los demás, de la misma forma que hoy querido lector, yo hago contigo. De la misma forma que en algún momento otra gran mujer, hizo conmigo.

Una corona para ti. 

Angie D. Brenes

Instagram: AngiedBrenes

Twitter: @angiebrenes

Notas relacionadas 

Todas las columnas de Angie Brenes dando click de este lado.

Angie Brenes