¡Comparte en tus redes!

¡Llegó la primavera!

¡Ahora sí el sol va a salir más temprano y el humor cambiará drásticamente!, las flores se pronuncian en las aceras y los árboles reverdecen y se tornan más abundantes, en otras palabras, llegó la primavera que para muchos es motivo de fiesta en el corazón.  Esta estación marca un nuevo inicio, una oportunidad de lograr que el frio del invierno se quede en el pasado y que las nuevas ideas den fruto y se vuelvan una realidad.

Georgette Rivera

En esta fecha es muy importante poner en la mesa las cosas que uno considere que no han tenido mucho éxito, o bien que no han tenido el impulso necesario para ser llevadas a cabo, y esto puede deberse a que en la última estación del año tal vez no se presta la energía para hacerlo, pero ahora no hay pretexto, todo está dispuesto para que con los nuevos bríos que el sol trae se reúna la fuerza suficiente para que cada uno sienta dentro de sí el empuje de llevar a cabo una nueva encomienda.

Primero debes estar consciente de que empezar algo es una gran responsabilidad, sobre todo si se trata de tus planes y acciones, debes tener la lucidez de que aún cuando quieras hacer algo nuevo, tienes que estar muy claro en tus fuerzas y debilidades, por lo que no te pongas retos que sabes no son para ti; es decir, si tu físico no es apto para llevar a cabo ejercicios o cosas que requieran mucho esfuerzo no lo hagas, mejor trata de acercarte a tu meta de manera que no comprometas tu salud, y así como te lo dije en este caso, que este sentido común opere en todo  los demás; es decir, no hagas planes con aquello que sabes es muy difícil lograr para ti.  Otro  ejemplo es buscar un trabajo en el que por más que quieras llegar temprano y estar a tiempo, tengas que  involucrar en tu ida y regreso más de 4 horas diarias pues no vas a rendir, se trata d que logres llevar a cabo tu  propósito con mucha energía y responsabilidad, sin que en ello te vaya la vida, es decir, que te genere estrés, angustia y  que con ello pierdas el foco de lo que realmente necesitas hacer y llevar a cabo.

Pregúntate si de la manera en la que has llevado tu vida hasta el día de hoy te satisface y te gusta; si contestas afirmativamente es probable que solo sea un  pequeño toque el que necesitas darle a tus días;  si la respuesta es negativa, solo tienes que confiar en que desde tu interior se te está dando una resolución al cambio que necesitas hacer y tu esfuerzo no debe exigirte más allá de lo que sería fácil poder hacer para uno mismo en una etapa de cambio; en consecuencia, aceptar que estás en una circunstancia en la que todo se acomoda de manera positiva para que logres tus metas, o sea, que ese frío anquilosado del invierno se vaya y te permita lograr resurgir  en armonía como lo hace la primavera, con alegría, entusiasmo y la suficiente fuerza para que todo en el entorno cambie tan sutilmente, que en poco tiempo sea casi imperceptible el avance, pero sí sustancioso y positivo.

Decídete a dar el paso que te lleve a ser como la primavera, jubiloso, floreciente y lleno de vida, esa es la mejor manera de ser y estar.

Que tengas una bendecida semana.

Georgette Rivera

Georgette Rivera