¡Comparte en tus redes!

Los 4 ingredientes corrosivos en la pareja

John Gottman, psicólogo clínico e investigador norteamericano, quien por cuatro décadas ha estudiado el divorcio y la estabilidad matrimonial, nos dice que se puede pronosticar una ruptura amorosa cuando en la vida de pareja se usan los siguientes “ingredientes” en la comunicación:

Tere Díaz

Los 4 ingredientes corrosivos en la pareja

CRÍTICA

La crítica consiste en utilizar palabras negativas sobre el carácter y personalidad de la otra persona: enjuicia, culpa y difama al otro. “Eres un flojo, siempre te levantas tarde”.

DESPRECIO

Se refiere a cualquier afirmación que busca poner al otro en un lugar de inferioridad en la relación con el fin de hacerlo menos: sarcasmo, escepticismo, insultos, gestos y burla. Corregir la forma de hablar del otro y hacerle gestos con la cara es el ingrediente más agresivo porque contiene amenazas y provocaciones desde un lugar de superioridad. “Sí me levanto tarde, ¿y?, deja de fregarme, o ¿acaso vas a denunciarme por eso?”

ACTITUD DEFENSIVA.

Ante la crítica y el desprecio uno quiere defenderse: “El problema eres tú, no yo”. Cuando nos sentimos rechazados es frecuente el no asumir la responsabilidad de nada, ni siquiera cuestionamos la participación en el problema, y todo lo regresamos al otro para defendernos. “No hice el depósito porque tú no me avisaste a tiempo”. Con la actitud defensiva nadie gana pues cada uno se afianzan en su posición rígida.

ACTITUD EVASIVA.

Ante la imposibilidad de diálogo y ya con desgaste acumulado, uno de los dos se distancia y actúa como si no le importara lo que el otro dice. La actitud evasiva muestra un cuerpo cerrado que no da señales de interés y apertura al diálogo.

Todos usamos este tipo de planteamientos en ciertos momentos, pero no siempre con la misma frecuencia. Para contrarrestarlos existen antídotos:

  • Contra la crítica hay que usar la queja auténtica que permite externar de manera asertiva lo que necesitamos y lo que nos lastima sin criticar y juzgar al otro.
  • Contra el desprecio, la admiración al otro. Vernos como iguales y no desde una actitud de superioridad. En vez de ver al otro desde arriba hacia abajo, hay que observarlo con genuina humildad y reconocimiento.
  • Contra la actitud defensiva, asumir responsabilidad. Gestionar qué parte del desencuentro tiene que ver con mi actitud y mis creencias, y hacerme cargo de qué y cómo actuar.
  • Contra la actitud evasiva, aprender a calmarse para no retirarse. El estrés muchas veces nos rebasa y nos lleva a aislarnos, a no escuchar, con el fin de no experimentar y de acabar con el mal rato. Es esencial tranquilizarnos para poder retomar una conversación en la que podamos dialogar e intercambiar.

Tere Díaz en Redes:

Facebook: Tere Díaz Psicoterapeuta

Twitter: @tedisen

Instagram: terediazsendra

Tere Díaz