¡Comparte en tus redes!

Los 4 tipos de celos y cómo pueden ayudar o destruir tu relación

Todos, así como lo oyes… TODOS hemos tenido celos en algún momento de nuestra vida por cualquier situación de nuestro día a día en torno a [email protected] [email protected] Y aunque todos pensamos que los celos siempre son malos, eso no es necesariamente cierto. Aquí los  tipos de celos y cómo pueden ayudar o destruir tu relación.

tipos de celos

Es completamente normal sentir celos, es un instinto natural con el que nos enfrentamos no solo en los sentimental, incluso en la oficina, con la familia y los amigos; pero aunque no lo creas, nos podemos enfrentar a unos celos que son completamente sanos para las relaciones sentimentales y que son necesarios para el crecimiento de la pareja, por eso hoy te vamos a contar de esos celos que te pueden ayudar en la relación, o incluso llegar a destruirla.

Los 4 tipos de celos y cómo pueden ayudar o destruir tu relación

Los celos se hacen presentes por el miedo, angustia y temor a perder a una persona con la que has convivido mucho, el cerebro al detectar una amenaza, entra en estado de “celos” el cual hace querer poseer a una persona y te hace creer que es solo tuya, empezando a hacer incomodos los momentos que se encuentran juntos. 

CELOS RETROACTIVOS

Este tipo de celos es muy común tenerlo presente en algún punto de la relación, ya que es representado gracias a los antiguos amores de la persona con la que se encuentra en esos momentos.

Si bien no son celos tan graves, existe la posibilidad de que se vuelvan tormentosos si la persona se la pasa preguntándole a su pareja sobre su pasado, las cosas que hacia y con quien  las llevaba a cabo, incluso por medio de las redes sociales se puede ir creando un miedo, al revisar en lo mas antiguo de su perfil para ir construyendo el pasado amoroso de la persona.

La inseguridad y la baja autoestima son las principales razones por las que la pareja pasa por estos momentos, es muy importante trabajar en ello para soltar de una vez por todas el pasado y empezar a enfocarse en construir un futuro juntos.

CELOS PREVENTIVOS

En esta situación, la relación se vuelve complicada porque una de las dos partes desea controlar a su pareja, es decir, quiere prevenir lo que pudiera suceder.

Un ejemplo muy claro, es cuando el novio le dice a su pareja que no use ese vestido porque es muy provocativo y alguien se le puede acercar para ligarla.

En estos celos, empieza una etapa de prohibición masiva, donde casi casi se le tiene que pedir permiso a tu pareja para poder salir o hacer cualquier cosa, definitivamente estos no son de los celos que vale la pena tener en casa, así que si tu pareja se te vino a la mente al estar leyendo este apartado, ten mucho cuidado y haz algo al respecto antes de que sea demasiado tarde.

 

CELOS REACTIVOS

Un caso muy diferente al anterior son los celos reactivos, los cuales se hacen presentes cuando en una relación uno es infiel pero deciden trabajar en ello para continuar juntos. Desde ese momento, empieza a surgir el miedo y la inseguridad del “¿Y si lo vuelve a hacer?” debido a que ya han existido antecedentes que no dejan avanzar y pensar diferente.

No sólo es necesario una infidelidad, también cuando una de las partes no esta comprometida a dar el cien por ciento en la relación, la parte comprometida empezará a crear peligro dentro de su mente e imaginar un sin fin de posibilidades que llegan a una sola situación…la infidelidad.

Este problema se puede controlar por medio de la confianza y la comunicación que deben mantener las parejas para aclarar cualquier situación al momento.

CELOS EXAGERADOS

Por el contrario de los celos retroactivos, aquí el pasado no es un problema, sino el futuro y las cosas que pueden suceder entorno a él. En este caso no ha existido infidelidad alguna ni nada por el estilo, es más un problema de inseguridad que presenta la persona porque dentro de su mente empieza a imaginar y crear escenas de celos donde su pareja le es infiel y los celos los lleva a la vida real sin motivo aparente.

Aquí entra un ejemplo que va desde una buena relación amistosa que el individuo puede interpretar de diferente manera, hasta un simple gesto como un hola o un cruce de miradas, en ese momento se apodera el miedo y no se sabe que hacer al respecto, haciendo crear imágenes distintas dentro de su cabeza.

¿Cómo pueden beneficiar a tu relación?

Ahora que sabemos sobre estos tipos de celos y creyendo que todos son malos te preguntarás ¿De verdad alguno puede beneficiar a mi relación? La respuesta es sí. Sorpresivamente cada uno tiene sus partes buenas que te hacen crecer dentro de tu relación para poder ser mejor novio/a o esposo/a.

En cuanto a los celos reactivos, es muy común desconfiar después de algún suceso que marcó tu relación, pero a raíz de entablar una buena plática para aclarar cada punto, la seguridad y confianza podrán aumentar para que la relación crezca en cada momento.

En los retroactivos y los exagerados, la pareja quiere trabajar para poder ser mejor, esforzarse mas  con su pareja y ver el pasado para no cometer errores en el futuro. Prever y dar tu punto de opinión es valido, pero hasta ahí, que no sea hacer sentir a tu pareja obligada a hacer lo que dices, de esta manera la confianza para decir lo que piensas será mayor y podrán llegar a un acuerdo mutuo.

 

Cada uno de ellos debe tener un limite, por eso es que la mayoría de las personas piensa que son algo negativo, pero como bien dice todo el mundo…todo en exceso es malo, así que esta en cada uno usarlos a beneficio o para destrucción.

Notas relacionadas con tipos de celos:

Frases para aminorar los celos en tu pareja, dando click aquí.

Cuando tu pareja está celosa de tu jefe, dando click acá.

Descubre por su letra si es infiel, codo, celoso o egoísta, dando click de este lado.