Georgette Rivera

Todos los días son una oportunidad para renovar tu destino, por lo tanto si el día que hoy te fue regalado lo comienzas quejándote, es muy probable que para la noche tengas una acumulación de mala energía realmente considerable, así que trata de ver el lado positivo de todas las cosas y piensa en las situaciones por las que te lamentas, el porqué se han manifestado así en tu vida y cuál es el propósito que tienen para ti. Posiblemente tu primera queja sea: ¿por qué me pasa esto?,  yo no me merezco que las cosas me sucedan así, y otras muchas expresiones que te aseguro salen constantemente de tu boca para quejarte de la terrible situación que acontece en tu vida, que la verdad si somos sinceros, te suceden porque de cada cosa sin importancia  a la que le das poder, pasas a otra y otra y otra y se vuelve una bola de nieve que termina aplastándote.

Georgette Rivera

Quejas comunes:

  • A nadie le importo.
  • Nadie me considera.
  • Mi madre quiere más a mi hermano(a) o hermanos (as).
  • Yo soy la única(o) que ve por mis papás.
  • Mi jefe no me agradece, no le importa lo que haga.
  • Mis amigas(os) no me retribuyen de la manera que me merezco.
  • No me dan mi lugar.
  • Me ven con desdén.
  • Nadie me escucha.
  • Soy invisible para los demás.
  • Nadie me saluda.
  • Ese comentario lo dijo por mí.
  • Mi pareja no me valora.
  • Mis hijos no me comprenden.
  • Mis vecinos conspiran en contra mía.
  • Soy un cero a la izquierda.
  • Todo me critican.
  • Etcétera, etcétera.

Si te das cuenta, cualquier circunstancia es capaz de hacer que la queja corra en tu mente y te haga sentir la persona más miserable por no ser perfecta ante los ojos de los demás, y eso hace que tu mente te juegue muy malas pasadas, asumiendo el papel de víctima.

Ahora bien, yo te pregunto: ¿te gusta vivir así? El universo escucha tus reclamos, te hace saber que lo que estás haciendo y la manera cómo estás actuando está bien porque se vuelve un patrón de conducta repetitivo que tú no estás dispuesto a soltar, pues cada cinco minutos te vuelves a quejar y a lamentarte de todo, por lo que te recomiendo una sola cosa, cuando te caches quejándote recapacita y da gracias, no todo es como tú supones o consideras que debería ser.

Con una sola vez que practiques esto lograrás cambiar tus viejos hábitos, no lo eches en saco roto. 

Confía y practica.

Que tengas una bendecida semana.

Georgette Rivera 

Facebook: Georgette Rivera

Twitter: @Podomancia

Notas relacionadas 

Todas las columnas de Georgette Rivera dando click de este lado.

¿Qué te interesa?
Selecciona los temas de interés sobre
los que deseas recibir noticias: