¡Comparte en tus redes!

La obsesión insana | Georgette Rivera

Hace unos días atendía a una clienta que verdaderamente estaba drenada energéticamente, todo su malestar empezó cuando una  mujer que trabajó con ella fue cambiada de área, mientras que a mi paciente la colocaron en un puesto más alto y con mayor responsabilidad; a partir de ese día comenzó la guerra...

Georgette Rivera

Esa persona no hizo más que molestar abiertamente y de manera muy agresiva a quien a través de años de esfuerzo y dedicación, logró escalar un peldaño más a nivel laboral, razón por la que esto causó el enfurecimiento y frustración de esa mujer, y no descansó  hasta casi lograr causarle un accidente; mientras tanto, durante ese tiempo hizo todas estas cosas:

  • Ir a los archivos y desaparecer información.
  • Meterse a su oficina en su ausencia y sustraer cosas personales y proyectos de trabajo ya encaminados.
  • Colocar objetos raros en su escritorio con el fin de asustarla o perjudicarla.
  • Hablar mal de ella con algunas otras personas para tratar de esparcir un rumor que más tarde se convirtiera en chisme y dañara su imagen frente a la empresa.
  • Sustraer artículos de los bolsos de sus compañeras e irlos de dejar a la de ella.
  • Enviarle anónimos.
  • Amenazarla por teléfono.

En fin, esta señorita fue muy creativa y durante dos años no pudo hacer mucho, hasta que la empresa tomó cartas en el asunto y mediante la intervención de la policía se logró dar con la autora de todas estas maquinaciones.

Podrías pensar que solo fue un evento como muchos que ocurren en otros lugares; sin embargo, esto habla de la enfermedad espiritual y mental de esta persona que en un tris se enloqueció y perdió los estribos creyendo que merecía algo que en realidad no se había ganado ni le correspondía; esto por supuesto sólo desató una potencia que esta mujer tuvo siempre, pero la gota que colmó el vaso fue el no poder tener algo que creía suyo; desde ese momento se obsesionó y como Glenn Close en Fatal atraction, no perdió oportunidad para molestar a esta otra chica, así que urdió las más locas y retorcidas pasadas para según ella lograr su objetivo.

Por tal motivo mi clienta estaba muy desgastada, pues en verdad se llegó un momento en que estas repetidas fechorías le causaban angustia, intranquilidad y, efectivamente, en casos semejantes, sé que no es fácil permanecer al margen, y al entrar en el juego y empezar a tener miedo al no conocer la cara del detractor, no se sabe si hay que mortificarse o no pues, de tal suerte, personas como mi paciente viven en vilo hasta que todo se resuelve; pese a que estas situaciones pueden causar muchos malestares, mismos que se pueden apaciguar cuando caes en la cuenta que quien está detrás de ti es un enfermo que no logra su paz porque no tiene vida propia; son individuos a los que si no se les detiene a tiempo se vuelven extremadamente peligrosos y no reparan en que los actos que realizan son nocivos y no permiten su crecimiento.

Si en algún momento te ha sucedido algo similar, por favor toma tus precauciones, y si crees que puedes controlar la situación no te confíes, es mejor un grito a tiempo que una historia de terror que culmine en conflicto e implique el uso de la fuerza pública para poder ayudarte a remediarlo,  nunca lo veas como una exageración, créeme que hay sujetos que empiezan con poco y después ya no miden lo que sus actos son capaces de hacer.

Que tengas una bendecida semana.

Georgette Rivera

Georgette Rivera en redes sociales:

Facebook: Georgette Rivera

Twitter: @Podomancia

Georgette Rivera