¡Comparte en tus redes!

Papá alternativo

Desde siempre en casa de mis padres, la música era esencial. Mi papá tocaba la batería en una banda de rock y yo me la vivía en sus ensayos. Desvelarme escuchándolos en el garage de una casa es de los momentos más fregones, que me llevaré en mi baúl mental de recuerdos.

En los 90´s (mi temprana adolescencia), en la ciudad de México existían muchas tiendas de música –¡uff como las extraño!–, que tenían unas islas (así les decían) donde podías escuchar los nuevos CD´s del momento. Es ahí en donde me la vivía escuchando “música rara”. Solamente en dos de sus sucursales había islas de música alternativa –clasificación donde encajaba perfectamente toda la música que me gustaba–.

Este tipo de música no cuenta con rasgos diferenciadores que la conviertan en un estilo musical único y reconocible, sino que, agrupa un gran número de géneros musicales que se alejan de la música comercial y convencional. Por ende, era donde encajaba yo. Nunca fui comercial ni mucho menos convencional. Podía pasar horas buscando nueva música (desde entonces mi vicio sano favorito). Eran bandas que nadie conocía y al escucharlas las hacia mías. Tengo la certeza que mucha de mi salud mental venía de tener una íntima relación con la música. Sin ella estaría devastado y con muy poca vida dentro de mí.

Tuve una adolescencia dura (nada que ver con mis padres), me enfrenté a experiencias donde mi personalidad y aprendizaje estuvieron constantemente a prueba. En 1997 la música pasó de ser una idea hermosa en mi cabeza a una realidad en mis manos.

A mis tempranos 15 años me enfrenté a un contrato discográfico, y también ese mismo año viví la muerte de una de mis mejores amigas. Este fue el momento cumbre, me encerré en mi cabeza, escribiendo, auto enseñándome a diseñar, a escribir, leyendo, escuchando mi colección de discos con todas las canciones. Algunas me mantenían con vida el corazón, otras por su parte, me abatían en llanto y melancolía.

Mis momentos más oscuros y los de mayor claridad los he acompañado con ritmos y melodías. Ella me ha hecho compañía durante casi todos mis años de vida. Cuando callé el escándalo del mundo dándole play al reproductor con mis audífonos puestos, o aquella vez que encendí el mundo de alguien más con la música que yo hacía. Escuchándola, haciéndola, produciéndola, resguardándola y sobretodo dándole un lugar dónde vivir, music save my life.

En 2009 conocí al amor de mi vida, cuando abrí la puerta de mi estudio de grabación después de 12 horas de grabar baterías para mi tercer disco, vi sus ojos azules y sentí una paz inmensa. Fue en 2014 cuando entendí lo que era el amor incondicional; mi hijo había llegado al mundo.

A partir de este momento las prioridades cambiaron. La visión aunque la tenía más clara, también la tenía nublada, cuando nació mi hijo sentí toda la alergia (siempre quise ser papá), pero también mucho estrés, mucho amor, pero también una enorme angustia porque sabía que mi vida tenía que cambiar.

Era una mezcla de sensaciones que se contra punteaban. Y sentía todo esto, porque la gente que tenía alrededor me decía: “Es momento de ser padre y nada más”. Te dicen lo que tienes que dejar, lo rápido que tienes que madurar, lo inmediatamente estable que tienes que ser.

Para mí todo esto me hacía un corto circuito en mi cabeza, ¿por qué tengo que dejar de ser yo, para ser el padre perfecto? ¿por qué tenía que dejar de hacer lo que me gusta?.

A todos ellos que siempre me han criticado les tengo algo que decir: a tus hijos no les importa si te acaban de dar un gran ascenso en tu trabajo o si eres dueño de la casa más costosa de la cuadra. Lo que les importa realmente, es si vendrás a casa a cenar o no.

Ser un padre incondicional está sobrevalorado, ser un padre presente es lo que uno tiene que lograr entender, a esto le llamo "horas padre".

Ser un buen padre no es tarea fácil. Sin importar la edad de tu hijo o cuántos tengas, debes saber que el trabajo de un padre nunca termina, puedes darles todo el amor, tiempo y sabiduría; sin embargo, en algún momento van a salir al mundo, y es ahí donde tienen que aplicar lo aprendido.

Como papá, te relaciones con otros padres en el momento en que tu hijo entra a la escuela y mientras pasa el tiempo he escuchado frases como: "No tengo tiempo para nada" o "El trabajo me exige tanto tiempo y preocupación que no puedo estar cuánto quisiera con mi familia".

Realmente todos tenemos una serie de responsabilidades que debemos cumplir. El trabajo es necesario, sino sería imposible dar una buena educación a los hijos, no podríamos tener una vida con ciertas comodidades, ni tampoco brindar a la familia necesidades básicas. Pero si te pierdes a ti como persona, vas a perder todo lo que tienes a tu alrededor. Nuestra paz es tan importante para traer paz a toda nuestra familia.

Para los que ya tienen años recorridos, sabemos lo frágil y limitados que somos. Necesitamos seguridades claras para la vida. Principalmente si está en juego el futuro de la propia familia.

Lo que normalmente no nos queda claro, es ¿dónde debemos poner esa seguridad? de único lo que estoy muy seguro, es que donde está la pasión está la felicidad, es mucho mejor darle a tu hijo "horas padre" en felicidad que "horas padre" en angustia.

Yo decidí escribir esta columna para ayudarte a no sentirte solo, para hacerte compañía, enseñarte que hay muchos como nosotros. Para alcanzar tu máximo potencial, debes dominar todas las partes de ti y de tu historia, especialmente las que odias.

Después de años entendí mi lugar en el mundo, un lugar donde me siento cómodo para recibir lo que sea que la vida me deparé.

Todos podemos, no importa de dónde y cómo vengas. Muchas veces creemos que la fe, tiene que ver con creer en alguien o algo más, cuando en realidad lo que la fe enseña, es a creer en uno mismo.

La fe en mí, ha convertido mi pasión en un negocio y en libertad para pasar tiempo con mi familia. Estoy seguro que te puedo ayudar a encontrar tu camino y sentirte cómodo con quien eres; y si no, leerás historias interesantes que pueden detonar en ti una pasión.

GRACIAS

 

Eddie

Papá Alternativo

Eddie Begun