¡Comparte en tus redes!

Pensamientos catastróficos, cómo controlarlos

Algunas personas tienen en su manera de pensar una pequeña distorsión que les impide vivir en paz y en el que la ansiedad y el temor se hacen presentes día a día en sus vidas. Si eres de las personas que está atravesando por esta situación, no te sientas culpable, el mejor paso es reconocer ese sentimiento que se está haciendo presente, con ayuda y asesoramiento, lograrás salir adelante de esos pensamientos catastróficos.

Pensamientos catastróficos

¿Cómo controlar estos pensamientos catastróficos?

Lucha con esos malos pensamientos

Cada vez que sientas que vienen esos pensamientos negativos, trata de poner tu mente en blanco y piensa en un hermoso momento que has tenido en tu vida: Puedes pensar en algún cumpleaños que festejaste con familia y amigos, en ese paseo que diste con tu pareja o simplemente piensa en quien tú creas para que te de esa fuerza y positivismo que necesitas en ese momento.

 Mantén la calma

Ojalá se tuviera al Genio de Aladdín para que nos cumpliera mínimo tres deseos en este encierro de cuarentena. Pero la realidad es otra. Recuerda que la mente es muy poderosa. Solo necesitas creer en ti mismo y poner de tu parte para salir adelante.

También existen profesionales en la materia, no descartes nunca la posibilidad de recibir ayuda de los expertos, incluso en línea, puedes obtener ayuda. ¡Tú puedes, confía en ti mismo!

 

Sabiduría que ayuda: Para esos momentos de ansiedad te recomendamos la siguiente meditación 

Haz algo nuevo

Cuando tengas esos pensamientos negativos, intenta hacer algo diferente a tus pensamientos. Haz ejercicio físico y/o meditación. Internet nos da una amplia variedad para estos dos conceptos.

Ahora, si el ejercicio no es lo tuyo, intenta hacer actividades manuales o esa receta que te dio la abuela. ¡Inténtalo, tú mismo te sorprenderás de todas tus capacidades y habilidades dormidas y que puedes despertar.

No te encierres en ti mismo

Todos hemos sentido alguna vez tristeza o frustración porque el resultado de nuestros planes no es lo que habíamos esperado. El hubiera no existe, en lugar de preocuparte, mejor ocupate y piensa siempre en positivo. Pero no estás solo, se vale compartirlo con un amigo, un familiar o una persona de tu entera confianza. Piensa. No estás solo.

Un mal día solo dura 24 horas, un mal momento dura el tiempo que tú le des y quizás veas que ese momento solo duró un momento. Así que deja esos pensamientos catastróficos y sigue avanzando.

Quizá te interese: 

7 hobbies divertidos para hacer en casa

Alimentos que debes evitar para no subir de peso en la cuarentena

Cómo recuperar a tu ex en 7 pasos

Braulio Jiménez