¡Comparte en tus redes!

Por qué no pedimos ayuda emocional

En algún punto de tu vida has estado en ese momento en el que ya no puedes más con la situación que estás atravesando? Cómo se diría a la mexicana, el agua la tienes hasta el cuello y ¿es hasta ese momento, cuando ya no puedes más, que se te ocurre pedir ayuda? 

Gabriela Avila
Gabriela Avila

¿Por qué tienes que pasar por esto para empezar a pedir apoyo, por qué es tan difícil pedir ayuda? Tal vez porque sentimos que, si lo resolvemos nosotros mismos, tendrá más mérito, algo así como: “¿Ya ves? ¡No necesité de nadie, lo hice solito! ¿Alguna vez te has sentido así? 

Hoy, me gustaría contarte algunos insights que para mi han sido súper útiles al momento de atreverme a pedir apoyo y que espero te hagan pasar de “yo puedo, no necesito de nadie” a “se vale pedir apoyo” de manera más constante en tu vida. 

Razones por las que no pedimos en apoyo VS el beneficio que tiene al hacerlo

POR QUÉ NO PIDO APOYOPOR QUÉ SÍ VALE LA PENA PEDIR APOYO
“No le importo a nadie” Sientes que es un problema sólo tuyo y que por lo tanto, a nadie más tendría por qué importarle.Aunque, a veces no lo notes, siempre hay alguien a quién le importas tu y por lo tanto, también tus problemas. Revisa las personas cercanas a ti, pregúntales qué tanto les importas, seguro te sorprende ver que a más de una persona le importa y mucho.
“¡Qué vergüenza que alguien sepa por lo que estoy pasando” Pedir apoyo y hablar acerca de nuestros “problemas” asusta! A veces, porque sentimos que nos pueden juzgar o criticar; incluso, usar esa información en nuestra contra.Todas las personas sentimos vergüenza, la perfección no existe, problemas tenemos todos. Si te das permiso de vulnerarte, es decir, hablar de tus temas con todo y la vergüenza, te sentirás más cerca de la gente y mucho más acompañado. Y quién sabe, en una de esas descubres que no eres la única persona que pasa por algo así y que los demás se sienten como tú. 
¡Me da miedo, no puedo! Sentimos que es más fuerte que nosotros y que “cuando nos sintamos seguros” hablaremos y pediremos lo que necesitemos. El miedo no se va, lo que llega es la valentía. Esperar a que una sensación “se quite” es la trampa perfecta para nunca atrevernos a decir o hacer algo que queremos. Es de valientes mostrar lo que sentimos y cómo lo sentimos. 

Mi recomendación: Habla, muéstrate, pide, comunica lo que quieres y lo que no, también. Atrévete a ser valiente y pedir el apoyo que necesitas, sin esperarte a que la situación sea insostenible. Hoy es un buen día para animarte a hacer algo diferente, es un buen día para empezar a practicar. Empieza por observar en cuál de los puntos que te platiqué te atoras con más frecuencia, para ver qué es eso que te está impidiendo pedir apoyo. Te recuerdo que es práctica, ir desarrollando las herramientas emocionales que necesitas toma tiempo, no te desesperes sino lo haces tan rápido como te gustaría, un paso a la vez, un día a la vez. 

Confío en que estos puntos te sean de gran ayuda y que cada día te sea más fácil pedir apoyo. Nos vemos en la próxima. Gabriela Ávila. 

 Por mi parte espero que estos puntos te puedan ayudar a trabajar en el tema del apoyo emocional.  Nos vemos en la próxima.

Gabriela Avila Mejía

 Facebook Gaby Avila 

Instagram: psic.gabyavila