¿QUÉ LE PASA A MI CUERPO CUANDO ME DEPRIMO?

redes neuronales

Estamos muy conectados con la sensación emocional y afectiva que reconocemos como parte de los síntomas de una depresión, pero a veces se nos olvida que la mente no está desconectada del resto del cuerpo y que, si un órgano se enferma, en este caso el cerebro en un episodio depresivo, el resto de mi organismo también lo sufre.

El primer elemento a recordar es algo que comúnmente se conoce como somatización. El cerebro, cuando ya no puede lidiar con afectos negativos, cuando los mecanismos de defensa y de afrontar los problemas ya no nos alcanza, por economía, decide elegir un órgano o sistema, frecuentemente uno que ya tiene un defecto y canaliza un porcentaje de ese malestar a través de esa zona. De ahí, que no sea raro que una persona que está pasando por un desorden de la salud mental, tenga migrañas, otro tipo de cefaleas, dolores en general como la lumbalgia, exacerbaciones del síndrome de intestino irritable, incremento en la presión arterial o inestabilidades en el ritmo cardíaco o hasta aumento en los problemas respiratorias tipo asma; y que decir de las manifestaciones en la piel, como las dermatitis sin otra explicación.

Debes leer: Síntomas de depresión que no se deben pasar por alto

El segundo punto tiene que ver con la que se conoce como la hormona del estrés: el cortisol. Este se encuentra definitivamente elevado en los episodios depresivos y ansioso. Moviliza todo el sistema para obtener calorías de reserva para enfrentar la enfermedad, esto hace que se incrementen los niveles de glucosa, colesterol y triglicéridos; así como el efecto inmunoregulador del mismo cortisol, hace que se bajen los niveles de anticuerpos, por lo que la persona en depresión constantemente sufre de infecciones.

Para finalizar, es muy común que, si soy portador de una patología crónica que requiere de vigilancia por parte de médicos de otras especialidades, esta enfermedad empeore sin otra explicación que el momento emocional que estoy viviendo. Las evidencias son muchas al respecto de que, si ofrecemos manejo antidepresivo o ansiolítico, la evolución del desorden de base es increíblemente mejor.

No se nos olvide las enfermedades de la mente le pegan al cuerpo… y viceversa.

Artículos que no te debes perder:

¿Qué es la depresión postparto?

Depresión ¿Qué es, hay tipos?

¿Qué te interesa?
Selecciona los temas de interés sobre
los que deseas recibir noticias: