Loretta Valle

Loretta Valle¿Anhelas encontrar a esa persona ideal con la que pasarás el resto de tu vida, con la que lo compartirás todo y con la que el mundo será perfecto, pero intentas una y otra vez sin obtener el resultado que deseas? ¿En cada intento te frustras más y más y te es difícil romper con las relaciones pues te aferras a la ilusión de que esa sí es la correcta?

Tal vez lo que sucede es que estás eligiendo mal y esto se debe a que eres tú el que no está preparado para que la persona correcta aparezca en tu vida.

Todos o casi todos vivimos con la ilusión de que algún día por fin va a llegar “nuestra alma gemela” y que entonces la vida nos cambiará y seremos inmensamente felices, pero en realidad, esto no sucederá y ¿sabes por qué? Por dos razones, una porque todos tenemos la pareja para la que nos alcanza y si estamos empeñados en esta búsqueda es porque aún no hemos entendido que atraemos a nuestra vida a personas tan vacías o enfermas como nosotros y la otra es porque la felicidad viene desde dentro y nadie te la dará.

Es básico echarnos un clavado hacia dentro de nosotros y enfocar los reflectores para poder darnos cuenta de cómo somos, de qué debemos de modificar y de cuáles son las carencias que estamos tratando de llenar a través de una pareja para poder trabajar en ellas y sanar.

Si logramos abrazar nuestras debilidades y defectos, valorar nuestras virtudes y amarnos tal y como somos lograremos construir una sana autoestima y ser mejores personas. Este será el momento en el que podremos ofrecerle a otra persona un ser humano de calidad, y por ende otro ser humano así querrá relacionarse con nosotros. Porque desde nuestro lados oscuro solo podremos ofrecer un baile con nuestros demonios internos que nos llevarán a una eterna fiesta de frustraciones.

Te invito a que hagas una revisión interna de cómo eres y de qué es lo que hoy tú le puedes ofrecer a otra persona. Pregúntate: ¿andarías contigo mismo? Si la respuesta es no, trabaja en ti y modifica lo que tengas que modificar para poderte dar desde tu lado sano a una persona sana… y recuerda que todos tenemos la pareja para la que nos alcanza.

Un abrazo bien fuerte, de esos que reparan el alma.

Con amor,

Loretta Valle

¿Qué te interesa?
Selecciona los temas de interés sobre
los que deseas recibir noticias: