¡Comparte en tus redes!

Sonríe… ¡como si fuera en serio!

Pamela JeanUna sonrisa sincera, conocida por los expertos en microexpresiones faciales como sonrisa Duchenne, por la activación muscular que genera (como se ve en la ilustración), es una de las herramientas más persuasivas que existen, en muchos niveles, aquí van dos:

  1. Sonreír genera cambios en tu estado de ánimo. Los músculos que se activan con una sonrisa completa, ¡son únicos! Al activarse juntos, mandan una señal particular al cerebro que inmediatamente segrega las hormonas y bioquímicos de la alegría (endorfinas, serotonina, dopamine y oxitocina), generando un cambio en tu estado emocional que los demás percibirán, haciéndote más atractivo y carismático. No basta sonreír con los labios, debes de sonreír también con los ojos.

Y probablemente estás pensando: “pero si sonrío es porque ya me siento alegre, ¿qué caso tiene, Pam? Pues ahí radica la magia. Léeme con atención.

Psicólogos y sociólogos que estudian el comportamiento humano y las emociones, como Carroll Izard y recientemente Amy Cuddy, descubrieron desde hace tiempo que el orden de los factores, en este caso, no altera el producto: sentirte alegre te hará sonreír, pero sonreír sin razón aparente también te puede hacer sentir alegre. Gestos y posturas corporales específicas, generan una activación emocional que cambia nuestro estado interno. De hecho, de eso hablo más a fondo en este video: http://ideasqueayudan.com/posturas-poder-pamela-jean/

Así que, si no te sientes bien y no te nace sonreír, ¡oblígate! Finge una sonrisa completa por unos segundos y sentirás cuánta magia orgánica se producirá dentro de ti.

"El pájaro no canta porque es feliz, es feliz porque canta".

  1. ¡Es contagiosa! Y una de las claves de la persuasión es asegurarnos de que la persona con la que hablamos se sienta cómoda y a gusto en nuestra presencia, pues asociará su estado de ánimo con nosotros, permitiéndonos generar una buena o mala impresión. Entonces, aquí está el truco. Cuando los demás nos ven sonreír, la mayoría de las veces automáticamente sonríen; y entonces su cerebro recibe la misma señal que cuando lo experimentamos en cabeza propia (como en el primer caso), eso les ayudará a cambiar su estado interno, ya sea ligera o intensamente, a uno más positivo, que les hará sentirse mejor y con mayor disposición a escuchar lo que tenemos que decir. Por ello, ya sea por efecto esepejo o porque tienes un buen sentido del humor y la creatividad para hacer a los demás sonreír, generar una sonrisa en quien te rodea, será beneficioso para ambos y, sobre todo, ¡para lograr conseguir tus objetivos! Bien dice mi madre que se gana más con miel que con hiel.

Pamela Jean

Pamela Jean Zetina