¡Comparte en tus redes!

Todos son iguales... O eso queremos creer

Últimamente en mi vida he estado escuchando una frase demasiadas veces y cuando algo así en mi vida me pasa, es momento de parar la oreja y echarme un clavado a eso que tanto se está repitiendo; "todos los hombres son iguales" o su variación "todos los hombres son unos patanes".

Lorena López Niño de Rivera

Debo confesar que yo también lo pienso y digo y al pensarlo, mi terapeuta interna se muere, me siento la peor persona, ¿Cómo puedo acompañar a alguien a ver algo distinto si yo misma lo pienso y actúo?

Hace una semanas terminé una muy corta relación pero que al final de eso, terminé diciendo “obvio, patán, igual que todos” y desde ese día he estado dándole de vueltas y trabajando ese asunto.

Estoy segura que muchos de los que me están leyendo, sin importar si son mujeres u hombres tienen esta creencia, porque sí, es una creencia.

¿Qué es una creencia?

Una creencia es una idea limitante acerca del mundo, de las relaciones, de la gente inclusive de mi mismo, es una forma muy rígida de ver algo y que digan lo que digan los demás, nosotros ya estamos seguros que eso que pienso es la realidad, como por ejemplo: “Todos los hombres son unos patanes” o la versión más para los hombres “Todas las mujeres son unas cabronas”, lo paradójico de esto es que al momento de tener una creencia, de forma inconsciente vamos buscando evidencia y eventos para afirmar como si es realidad, por eso si de 5 relaciones que has tenido 3 ó más, al terminarlas, dijiste: “Como siempre.. igual que [email protected]” es muy probable que lo que tengas es una creencia.

¿Cómo cambiar una creencia?

La buena noticia de esto, es que existe una muy bonita solución a las creencias, existen 6 pasos para cambiar una creencia.

  1. Aceptar, notar, ver la creencia: No podemos cambiar algo sino lo vemos, así que si eres como yo que auténticamente cree que todos los hombres o todas las mujeres son de tal manera… bienvenido al equipo.
  2. Agradecer la creencia: Aunque no lo creas, las creencias nos sirven para algo, de lo contrario no existirían, nos cuidan. Las creencias las hacemos generalmente mientras vamos creciendo y las hacemos porque cuando somos pequeños tenemos que acomodar la realidad de alguna forma para sobrevivir y esas formas generalmente no son las más saludables. Así que si, tu creencia te ha cuidado de algo, para poder agradecerle, pregúntate ¿Sí no tuviera esta creencia, que me habría pasado? ¿ Dónde hubiera acabado? Por ejemplo, si yo no pensará que todos los hombres son unos patanes posiblemente hubiera terminado yéndome de mi casa a los 13 años, embarazada, con el primer hombre que se me atravezara que posiblemente no hubiera sido la mejor opción.
  3. Dudar: Para poder cambiarla tenemos que abrirnos a la posibilidad de que quizá no sea real, para eso hay que dudar, preguntarnos ¿ Y si en una de esas, no todos los hombres son patanes? Quizá en algún lugar del mundo existe un buen hombre..
  4. Buscar contraejemplos: Ya que dudamos el siguiente pasito tiene que ver con hacer realidad esa duda, es decir buscar ejemplos para refutar nuestra nueva posibilidad, buscar ya sea hombres o mujeres distintos a los que entran perfecto a tu creencia. Quizá el novio de tu amiga, la novia de tu primo o ese amigo o amiga no son como tu crees que son ya sean los hombres o las mujeres
  5. Dejar que duela: Este es un paso que muchas veces nos queremos saltar…Cuando ya vimos que yo solito o solita cree una creencia que en algún momento me cuido pero que con el paso del tiempo yo decidí hacerla realidad y que si volteó al pasado es muy probable que entre patanes y no patanes siempre elegí al patán.. duele. Deja que duela, el dolor es eso que nos enseña a no repetir el mismo error.
  6. Busca una nueva creencia: Aunque no lo crean el cerebro no tolera el vacío por lo que no hay forma en la que pueda estar ese cachito de nuestro inconsciente vacío por lo que habrá que buscar una nueva creencia, que sea corta, no en absolutos, puesto en positivo y hacia eso que queremos hoy ver distinto, por ejemplo: “Algunos hombres son buenos” o “Existen mujeres buenas para mí”

Si quieres saber más de éste tema o empezar a cambiar una creencia, no dudes en ponerte en contacto conmigo, me dará mucho gusto acompañarte.

Lore NDR en redes:

Facebook: Lore López Ndr

Instagram: @LoreNdr

Evolución Terapéutica en redes sociales:

Facebook: Evolución Terapéutica 

Twitter: @EvoTera

 

Notas relacionadas:

Todas las columnas de Lore Ndr, dando click aquí.

Todas las columnas de Evolución Terapéutica, dando click acá.

IdeasQueAyudan