¡Comparte en tus redes!

Amo el canto del cenzontle,

pájaro de cuatrocientas voces.

Amo el color del jade,

y el enervante perfume de las flores;

pero más a mi hermano el hombre.

Nezahualcóyotl”

Francisco Javier GarridoLas capacidades del ser humano son; sin alcanzar a tener una palabra más exacta.

-“Majestuosas”- desde la base fonética; esta palabra suena a una mezcla de magia y grandeza. Desde su etimología se acerca a lo que intento decir cuando pienso en el Hombre y su grandeza.

Y es que podemos acercarnos a analizar en las formas particulares, las grandes hazañas, de las que uno de nuestra especie, puede alcanzar y con ello nos señala un ejemplo de lo que nosotros podríamos lograr. Algunos ejemplos de ello son:

Arnold Schwarzenegger. Quien creo un camino importante en el culturismo y rompió los paradigmas a cerca de la construcción de un cuerpo físico; Leonardo Da Vinci. Quien llevo las capacidades de la creatividad humana a un nivel considerado “la Genialidad”; Jesus el Nazareno.(considerado el cristo) quien demostró el súper nivel al que puede ser llevado el ser humano. Al caminar los senderos de la espiritualidad. 3 grandes ejemplos, que sin duda nos señalan el horizonte y a los que podemos acceder para tratar de llegar al Máximo objetivo de la existencia. El equilibrio de la consciencia y sus acciones.

Si nosotros ponemos especial enfoque en algo ( lo que sea), nosotros podemos lograr los más grandes resultados, lo que es una realidad inevitable es que siempre el camino va a exigirnos sacrificios (con el mejor de los deseos). Sacrificios que sin duda serán dolorosos para transformarnos. “Es parte de”, para poder lograr nuestros sueños y fraguarlos en éxitos. Pero algo sorprendente es que ahora nosotros tenemos la obligación de hacerlo mejor de lo que otros ya lo hicieron antes. Y aquí es donde muchos encontramos el bloqueo.

¿Ser mejor que Jesus, Que Arnold, que Da vinci? Esto suena a una completa locura y yo sonriendo les dire sin temor, ni titubeo y con una sonrisa en mi rostro. !Sí¡.

Cada persona somos un hecho real (es decir una prueba) de qué hay cosas que pueden lograrse, hay algunos que llevan las cosas más allá y ponen (como se dice en el argot común) la vara alta. Pero es importante que nosotros vayamos aprendiendo a fluir, sabiendo que podemos llegar siempre más lejos de lo que alguien; ya lo haya llevado antes. Aunque no existe una base técnica, para la realización de estos eventos. Si debemos comprender que todo nace en la mente y el corazón de los seres. Y lo primero que debemos hacer es creer. Creer en la posibilidad, es el principio de todo. Después, pronunciarlo en voz alta para ti y sólo para ti. Después trabajar en esa dirección para hacer que tus palabras sean parte de esa realidad, qué pasó a paso nos va dando mayor proyección, porque el camino se forma mientras vamos caminando.

Los detractores serán parte del camino y los obstáculos se presentarán cada vez más fuertes y más intensos. Y cuando eso te ocurra, puedes esperar un poco y respirar mientras agradeces porque eso; también es una prueba de que estás avanzando por el camino correcto, mientras más grande se la dificultad, la vida te estará diciendo que están creciendo en tus capacidades y es importante subir el nivel para hacerte mejor.

“Cree en ti, en voz alta” y estudia a los que recorrieron el camino antes que tú, sus aciertos y sus fallos y experimenta todo el tiempo, comete errores y vive la espontaneidad. Las personas serán severos con tus fallos y tú podrás usar eso como un estímulo para continuar. Las elecciones más importantes en nuestras vidas, ocurren en nuestro silencio, aunque estemos entre una multitud.

El miedo suele estar muy cercano a nuestras grandes decisiones; pero debemos entender que es un interesante asesor, más no el dueño de nuestra voluntad. Lo más importante es escucharte y hacer que tu voz en ti; sea más grande que las voces externas.

Los temerosos saben temer, los temerarios intimidar y los odiosos odiar. 

En estos tiempos la lógica directa a perdido el camino cubriendo los objetivos con neblinas suaves, pero solo es cuestión de cruzar y acariciar la grandeza, pero esta sólo está para los que apuestan el todo por ella. Trabaja en ti. La grandeza sólo está hecha para los grandiosos, por eso y más creo en lo dicho:

“La vida es Guerra.”

Francisco Javier Garrido Ruíz