¡Comparte en tus redes!

Trombosis, focos rojos y tratamiento

La formación de coágulos en ciertas partes del cuerpo pueden ser súper peligrosas para tu salud. Debes de poner mucha atención, para ello te hablaremos de la Trombosis, focos rojos y tratamiento.

Sabiduría Que Ayuda: En el mundo cada año alrededor de 1.7 millones de personas mueren o adquieren alguna discapacidad a consecuencia de una trombosis arterial- Radio Fórmula

Trombosis, focos rojos y tratamiento

¿Qué es la trombosis?

En términos generales es un coágulo de sangre (émbolo) que se forma en cualquier parte del cuerpo haciendo más lento el flujo sanguíneo en una arteria o bien en una vena. En México representa el 25% de las muertes anuales.

Los principales factores que desencadenan esta enfermedad son hipertensión, la diabetes, enfermedades cardiovasculares, y también ser mayor a 65 años.  La trombosis se divide en trombosis arterial que se origina con la arritmia en los latidos del corazón, originando un infarto o enfermedad vascular cerebral como es la embolia. Por otro lado la trombosis venosa tiene origen en las piernas, convirtiéndose en la causante de embolias y trombos pulmonares.

La trombosis también puede llamarse:

  • Tromboflebitis
  • Trombosis venosa
  • Tromboembolismo venoso (TEV)

Estos son los factores de riesgo que pueden aumentar las probabilidades de sufrir una trombosis:

  • Sobrepeso u obesidad
  • Tabaquismo
  • Haber sufrido una trombosis venosa profunda
  • Padecer alguna enfermedad que coagule la sangre más rápido de lo normal
  • Estar recibiendo o haber recibido tratamiento para el cáncer
  • Tener edad avanzada (de 60 en adelante)
  • Tener catéter venoso central (facilita el acceso al torrente sanguíneo con la finalidad de administrar medicinas)

Focos rojos

  • Trombosis venosa profunda
  • Hinchazón en la pierna o en alguna venita
  • Dolor extremo en la pierna que solo se produce al estar en movimiento
  • Mucho calor e hinchazón
  • Enrojecimiento o cambio de color de la pierna

Embolia pulmonar

  • Falta de aire
  • Dolor al respirar
  • Presencia de sangre al toser
  • Frecuencia cardiaca rápida
  • Respiración acelerada

Diagnóstico

Para detectar que el paciente tiene algún tipo de coágulos o trombos el estudio que se debe de hace es la ecografía. En esta prueba se usan ondas sonoras para producir imágenes de la circulación de la sangre, y detectar si alguna vena está infectada.

O bien, se puede realizar una prueba que lleva por nombre dímero D (mide la sustancia de la sangre que se libera cuando un coágulo se disuelve) también una resonancia magnética o tomografía computarizada son opción.

Tratamiento

Los médicos suelen recetar anticoagulantes para:

  • Impedir que el coagulo aumente de tamaño
  • Evitar que se desprenda y llegue a los pulmones
  • Disminuir las probabilidades de que se forme otro coagulo

En caso de que el paciente no pueda tomar anticoagulantes se puede optar por otro tipo de tratamientos como los filtro de vena cava, se inserta dentro de la vena que lleva este mismo nombre y desde aquí se atrapan los coágulos antes de que se direccionen hacia los pulmones, evitando la embolia pulmonar.

Otro tratamiento son las medias de compresión graduada que reducen la inflamación en las piernas causado por un coagulo de sangre.  Estas medias abarcan desde el arco del pie hasta un poquito debajo de la rodilla.

¿Conoces a alguien que haya sufrido de una trombosis? Comparte esta nota Trombosis, focos rojos y tratamiento con tus familiares y amigos, más vale estar informado ¿no crees?

Notas relacionadas con 'Trombosis, focos rojos y tratamiento':

Síntomas del infarto femenino, la vital importancia de conocerlos y compartirlos. Aquí

El corazón resiliente: el origen del problema. Aquí

¿Dieta o ejercicio? Qué es mejor para tu corazón. Aquí

IdeasQueAyudan