¡Comparte en tus redes!

La vida a veces nos pone a prueba y hoy me levante sin mi iPhone porque ayer llevando en el auto a mi hija a una cita dejo su Termo con Café y me regrese a dejarlo pero, como lo puse en el asiento del copiloto donde estaba mi teléfono sin ni siquiera suponer que se caería un poco de café pero, mal diagnóstico, porque así fue y no me di cuenta. El iPhone se mojó y a los minutos cuando intente buscar en Google Maps una dirección a la que me dirigía, me di cuenta que mi teléfono tenía una arcoíris e intentaba prenderlo pero, murió a los minutos. Gracias a que conocía en donde estaba el lugar a donde me dirigía, llegue a tiempo sin problema y hasta ese momento todo estaba OK.

Oscar Rodríguez González

De inmediato reaccione y como a esa hora (8 am) están cerrados las MacStore o Apple Store, me dirigí en la búsqueda de un profesional independiente que arreglará Smartphones y me fui en busca de otra alternativa accesible en ese momento. Me encontré en una plaza comercial que ya estaba abierta un local que solo arregla iPhone y me dieron la esperanza de recuperarlo y que funcionara.

Al día siguiente cuando desperté, me di cuenta que mi vida es diferente porque no sabía cuál era mi agenda del día, ni que compromisos tenía que cumplir y además, tenía que llamarle a mi compañero del trabajo para que pasara a mi casa para irme con él, ya que mi automóvil no había salido del taller y me enfrente a una situación que tenía años de no vivirla: “su teléfono no lo sabía de memoria” y no como hace 10 años que si los sabía de memoria pero, esa falta de práctica con la comodidad que te brinda la tecnología al darle click a un botón y aparecer el teléfono e incluso hacerte la llamada, resultaba difícil pensar que ese mundo ya no existía en ese momento. Y aquí mi primera reflexión porque, todavía hace algunos años esta situación no representó una dificultad o problema, ya que hacía trabajar mi memoria y esos teléfonos que necesitaba los sabía de memoria sin equivocarme pero hoy éste es el escenario en el que vivimos y dependemos en gran medida de la tecnología que se ha convertido en nuestra mano derecha. Esto no está mal pero, no debemos dejar de practicar la memoria y por comodidad hacerlo todo automático. Principalmente debemos transmitir esto a las nuevas generaciones que son los que administrarán el mundo en el mediano plazo.

Y así empezó mi día y conforme avanzaba me di cuenta que este iPhone era mi mano derecha para hacer mis actividades y que mi mano derecha ya no la tenía a mi alcance, que desesperación e impotencia sentí desde ese momento.

En condiciones normales, para tener acceso durante el día a tus correos era muy sencillo y no necesitaba estar en la Computadora para contestar o enviar algunos de ellos pero, en esta situación como hace 10 años, necesite accesar a las cuentas correspondientes desde mi PC y poner sus contraseñas como lo hacía hace muchos, muchos años para ver los correos. Fue muy tardado y navegar en un ambiente diferente al del iPhone donde ya sabes dónde están localizados y no necesitas buscarlos. Lo mismo sucedió con las transferencias bancarias y ahora debía ir al banco a sacar dinero y depositarlo en alguna cuenta en la que necesitaba hacer un pago o algún depósito.

Si no te has dado cuenta, nuestra vida ya está automatizada, necesitamos ser amigos de la tecnología y utilizarla para ser más oportunos y ágiles en nuestras respuestas. Si eres un colaborador que opera todavía con el formato tradicional que ha funcionado por decenas de años, es momento de cambiar y empezar a digitalizarte y adaptarte a este nuevo escenario. Si no es tu caso, SI puedes ayudar al que se encuentra en esta situación.

Termine de revisar mi correo después de más de 1 hora versus 20 minutos que dedico en el iPhone.

Y ahora publicar en redes, fue todavía más complicado porque hacerlo en el iPhone es muy sencillo, seleccionar fotos, cortarlas y publicar en esta ocasión fue una situación que necesito de más tiempo y abrir cada programa por separado en una PC y entonces el tiempo se triplico o por ejemplo en Instagram no puedes publicar desde tu PC y solo lo puedes hacer en un SmartPhone, por lo que en esta ocasión no pude publicar en esta red social.

Mi participación en Clubhouse tuve que suspenderla porque no puedes conectarte si no es a través de un iPhone.

Y para cerrar el círculo, la sesión de Transformación Cultural que llevo compartiéndola ya 2 años, se convirtió en una realidad con estos ejemplos. Nuestra Cultura se está modificando y la Digitalización es uno de los pilares de la Transformación Cultural en el desempeño de las personas.

Como los ejemplos anteriores, hay otros tantos pero, les contare el final de esta historia y es que en conjunto con la persona que me arreglo el iPhone que se llama Abraham, estamos instalando un local el servicio de arreglo de iPhone MOJADOS al asegurar la profesionalización y efectividad de esta persona. Al negocio le nombramos “EL HÉROE DIGITAL”.

El objetivo de escribir esta historia es hacer notar que nuestro diario desempeño ya está más que relacionado con la DIGITALIZACIÓN y si es a través de un IPHONE esta increíble.

Te dejo mi link de mi CONTACT BOX para que me contactes y me sigas en mis redes:

https://lnkd.in/gfwz57X

Oscar Rodríguez González

Chief Human & Happiness Officer, Work Experience Coach, Speaker y autor concepto Familia Laboral ®
[email protected]
[email protected]

Linkedln - Oscar Rodríguez González
Facebook - Oscar Rodríguez
Twitter - @FamiliaLaboral

Libro Digital - ebook
ITunes, Amazon y Apple Store

Todas las columnas de Oscar Rodríguez González, dando click aquí.

Oscar Rodríguez González