¡Comparte en tus redes!

Amilcar_VALDES

4 consejos para lidiar con sensaciones desagradables

Una de las cosas que disfruto de mi trabajo es tener la oportunidad de ver lo que pasa en ambos lados de la moneda, es decir, tengo la oportunidad de ver cómo se siente un chico frente a una persona que le encanta (cosa que además he vivido en carne propia) y también tengo la oportunidad de ver cómo se siente una chica en la misma situación.

Es muy lindo ver cómo, de hecho, en muchas cosas no somos tan distintos unos de otros; es muy común que entre a mi consultorio una chica guapa, inteligente y simpática con un discurso de no ser suficiente o escuchando de más a la voz de su cabeza que le dice: “eres fea, aburrida o tonta”.

Todos hemos pasado por algo así, pero entonces ¿Qué hacer si mi voz me dice cosas que no son ciertas, pero yo creo de mí?

1.-Ponte en paz con que es normal tener esa voz. No todos tienen el valor de admitir que ahí está, pero de que la tienen, la tienen. A veces, de hecho, compartir esa voz con personas valientes que se atreven a compartir la suya, nos ayuda a sentirnos vinculados y menos “raros”.

2.-Esa vocecita -como muchas partes de nosotros- se alimenta de nuestra atención y estar peleándonos con ella, es la forma perfecta para que se lleve toda nuestra atención. Si no me crees, te reto a que te pelees con alguien y no lo tengas en la cabeza todo el día. Si me pongo en paz con que siempre va a estar ahí, conmigo, puedo dejar de pelearme con ella y empezar a poner mi atención en lugares –de mí mismo- que hoy me interesa ver.

3.- Las sensaciones y emociones no se van porque las entiendas. Puedes entender que si la vida sigue su curso natural, tus papás morirán antes que tú; entender esto, no hará que duela menos el día que esto suceda. Lo mismo pasa con la sensación de sentirte insuficiente, no se va a ir por más que entiendas de dónde viene y cómo sí eres suficiente. Justificar tu sensación viendo tus errores o notando tu historia sólo ayuda a que crezca.

Te recomiendo que juegues a vivir tu sensación y quitarle la comida, es decir: noto que me siento fea, pero puedo ver como los chicos me miran y me dicen que soy guapa. No quieras que la evidencia real te quite la sensación, sólo vive tu sensación mientras notas que no es la realidad.

4.- Pide apoyo: este punto lo repetiré hasta el cansancio. Los seres humanos somos animales de manada y no importa cuánto quieras ser independiente, siempre vas a necesitar una red de apoyo que te acompañe. Pídele a las personas que te conocen que te den reconocimiento en tu idioma; si necesitas ejemplos concretos para poder ver tus cualidades ¡Pídelos! Si necesitas explicaciones ¡Pídelas! Y una vez más, no uses esta evidencia para querer quitarte la sensación “feita”, sólo úsala para sentir tu sensación y notar que no es la realidad.

Esta semana, también hice mi tarea, me fui a tomar un café con mi vocecita y me dijo muchas cosas que mejorar, le pedí ayuda a muchas personas y me sentí muy querido y apoyado. Me conmovió mucho ver el cariño y amor recibido. Pude recibirlo gracias a estar en paz con mi vocecita y usarla de manera que me nutra y no que me joda –como normalmente hacemos-.

Te recomiendo que esta semana uses ambas partes de la voz. Sigue viendo qué te falta mejorar y ve dando pasitos para hacerlo y al mismo tiempo, nota qué de eso que sientes, no es tan real. Quizás –al principio-, te dé un poco de miedo escuchar a tu voz; de ser así, no te pierdas mi siguiente columna donde hablaré del miedo.

 

Amilcar Valdes Farrugia