¡Comparte en tus redes!

7 errores culinarios que arruinan el sabor de tu comida

arruinar_saborParece sencillo, pero no hay nada más difícil en esta vida que cocinar. No basta con echar los ingredientes en una olla o sartén y ponerlos en la lumbre. En realidad, debes cuidar muchos factores, como la cantidad de condimentos, el nivel del fuego y hasta el tiempo de cocción.

Y como no todos tenemos la paciencia de sentarnos con mamá, la tía o la abuelita para que nos enseñen a cocinar bien, aquí te dejamos siete errores comunes que arruinan el sabor de tu comida:

  1. Freír en aceite de oliva. Es cierto que este producto tiene un sinfín de propiedades que pueden beneficiar a tu salud, pero en el momento que lo calientas, las eliminas todas, además de que el aceite adquiere un extraño sabor que se impregnará en los alimentos. Es mejor cocinar con aceite de girasol y reservar el de oliva para aderezar ensaladas.
  2. Calentar mal la sartén. Si crees que bastan un par de minutos para que tu sartén esté perfectamente caliente, estás equivocada. Cuando colocas los alimentos antes de que la superficie alcance la temperatura adecuada impides que la cocción sea pareja. Para que esto no ocurra, cuando creas que tu sartén esté suficientemente caliente, debes esperar dos minutos y luego comenzar a cocinar.
  3. Cocinar de más el ajo. Aunque es cierto que este ingrediente es indispensable en muchos platillos, debes acostumbrarte a agregarlo al final de la cocción. Por si no lo sabes, el ajo contiene menos agua que las demás verduras, por lo que se quema con facilidad. Si esto ocurre, tus alimentos tendrán un sabor desagradable. Procura que no expuesto al calor por más de tres minutos.
  4. Almacenar todo en el refrigerador. Por lo general, los mexicanos tenemos la mala costumbre de meter toda la comida al refrigerador; sin embargo, muchos alimentos se conservan mejor a temperatura ambiente. Tal es el caso de los jitomates, la cebolla, el ajo y muchas frutas. Si los refrigeras y luego los usas para cocinar, lo más seguro es que tu platillo tenga un sabor peculiar o se eche a perder pronto.
  5. Hierves los alimentos en lugar de cocinarlos a fuego lento. Éste es uno de los errores más recurrentes. Las prisas y/o la falta de tiempo nos obligan a acelerar el proceso de cocción, por lo que pones la lumbre a todo. ¿El resultado? Tus platillos quedan duros, secos o quemados.
  6. Llenas la sartén. Probablemente planeas cocinar para varias personas, pero es importante que jamás llenes la sartén, pues impides que salga el vapor de los alimentos y todo queda mal cocido.
  7. Poner la carne recién salida del refrigerador directamente sobre la sartén. Seguramente, te habrás dado cuenta de que al cocinar la carne fría (o peor congelada), ésta nunca queda uniforme. En ocasiones, el centro está crudo y/o la orilla quemada. Por eso, es mejor esperar a que la carne esté a temperatura ambiente para ponerla al fuego.

¿Sueles cometer alguno de estos errores?