¡Comparte en tus redes!

7 remedios caseros para la colitis

colitisMillones de personas en el mundo sufren de colitis. La inflamación del intestino grueso puede tener varias causas, como la enfermedad de Crohn, la falta de flujo sanguíneo, o la presencia de virus, parásitos.

Lo cierto es que la inflamación abdominal constante, la diarrea o estreñimiento, los gases y escalofríos afectan la calidad de vida de quienes padecen esta enfermedad. Si quieres acabar con los malestares de la colitis, puedes recurrir a alguno de estos remedios caseros:

  1. Aloe vera: El jugo de sábila ha demostrado ser útil para restaurar la mucosa del colon, además de que favorece la desinflamación.
  2. Linaza: La linaza será tu mejor aliada para acabar con la colitis. Rema una cucharada de estas semillas en una taza de agua, durante toda la noche. Por la mañana, cuela la bebida y tómala en ayunas.
  3. Manzana y papaya: Licua dos rebanadas de papaya, con un vaso de jugo natural de manzana y el jugo de un limón. Bebe en ayunas.
  4. Col. De acuerdo con un estudio realizado por la Escuela de Medicina, de la Universidad de Stanford, la col ayuda a aliviar la colitis. Puedes consumirla de dos formas. En jugo, viendo cuatro vasos al día, hasta que desaparezcan los síntomas; o en infusión. En una olla con agua agrega una hoja de col, y deja hervir por 10 minutos. Déjala enfriar y tómala a lo largo del día.
  5. Plátanos. Esta fruta es útil para aliviar los síntomas de la colitis y acelerar el proceso de curación; además de que mejora la digestión y tiene un ligero efecto laxante. Se recomienda comer por lo menos una pieza de plátano al día.
  6. Vinagre de manzana: Humedece un paño con vinagre de manzana y ponlo sobre tu abdomen. Cúbrelo con un plástico y déjalo actuar por cuatro horas.
  7. Aceite de ricino. Moja un pedazo de tela con aceite de ricino y colócala sobre tu abdomen. Cubre la compresa con otro pedazo de tela y un pedazo de plástico. Por último, deberás ponerte una bolsa de agua caliente y dejar que el remedio actúe por una hora.

Si persisten las molestias, acude al médico para descartar que se trate de un problema mayor.