¡Comparte en tus redes!

Cuida tu cerebro y evita estos alimentos

cerebroAsí como hay alimentos que pueden fortalecer tu cerebro y te ayudan a prevenir algunas enfermedades, también existen los alimentos que afectan tus procesos cognitivos y pueden ocasionar daños irreversibles a tus estructuras cerebrales.

Lo peor es que esos alimentos forman parte de la dieta diaria de millones de personas en nuestro país. Alejarse de ellos no será nada sencillo, pero en cuanto sepas lo que le están haciendo a tu cerebro no querrás saber de ellos.

  • Azúcar. Entre las muchas razones para disminuir tu consumo de azúcar destaca el hecho de que puede causar graves problemas neurológicos, afectar tu memoria y reducir tu capacidad de aprender. Así que, ¿cuántas cucharadas de azúcar quieres con tu café?
  • Café. Y sí, ya que hablamos de café, tenemos que darte una mala noticia. De acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), consumir más de 600 miligramos de cafeína al día dañarás gravemente tu cerebro. Inténtalo y experimentarás dolores de cabeza, ansiedad, trastornos del sueño, confusión, alusiones y hasta la muerte.
  • Garnachas. ¿Te gustan las quesadillas, sopes, flautas y demás garnachas? Si es así, prepárate para llorar. Al calentarse, los aceites vegetales se convierten en grasas saturadas, las cuales elevan los niveles de colesterol en la sangre y destruyen las células nerviosas del cerebro. A largo plazo, el consumo de alimentos fritos deteriora la capacidad de aprender y formar nuevos recuerdos.
  • Comida rápida. Olvídate de las pizzas, hamburguesas y pollo frito. Diversos estudios han demostrado que la comida rápida cambia la química del cerebro y ocasiona síntomas similares a la abstinencia, como la ansiedad y la depresión. Por si fuera poco, esos alimentos afectan la producción de dopamina, la hormona que interviene en el proceso de aprendizaje y la memoria.
  • Papas fritas. Se ha comprobado que el consumo de papas fritas, y demás alimentos ricos en grasas trans,  ralentizan los reflejos y la capacidad de respuesta del cerebro, además de elevar el riesgo de sufrir un derrame o padecer demencia.
  • Sal. Además de afectar la salud del corazón, la sal afecta gravemente al cerebro. En palabras simples, la sal afecta tu presión y circulación, por lo que tu cerebro no recibe suficiente sangre, así que pierdes rápidamente tus capacidades cognitivas.
  • Harinas. De acuerdo con el neurólogo David Perlmutter, autor del best seller Cerebro de pan, el gluten presente en las harinas refinadas pastas y arroz tiene un efecto inflamatorio en el cerebro, el cual ocasiona dolores de cabeza, ansiedad y depresión.

¿Cuántos de estos alimentos forman parte de tu dieta diaria?