Descubre por qué algunas personas están tristes en la temporada navideña

¡Comparte en tus redes!

La llegada de la Navidad y el año nuevo suele ser motivo de dicha y felicidad. Sin embargo, no todo mundo experimenta esa alegría. Muchas personas suelen presentar decaimiento y tristeza durante los últimos días de diciembre.

Esta condición puede estar relacionado con el balance que se hace cada fin de año, para determinar cuáles fueron los éxitos o fracasos que se tuvieron en los últimos 12 meses. No obstante, en la mayoría de los casos, la tristeza puede relacionarse con la disminución de luz solar.

Este padecimiento mental se conoce como Trastorno Afectivo Estacional (TAE), o depresión invernal, y se presenta en mayor medida en las regiones cercanas a los polos, donde suele anochecer temprano.

De acuerdo con los especialistas, al disminuir el tiempo de exposición a la luz solar, el organismo segrega más melatonina, hormona relacionada con el sueño, y se alteran los circuitos relacionados con el control de las emociones, por lo que hay una menor producción de serotonina que lleva a la depresión.

Quienes tienen TAE suelen presentar: desesperanza, aumento del apetito con aumento de peso, aumento del sueño menos energía y capacidad para concentrarte, pérdida de interés en el trabajo y otras actividades; así como movimientos lentos, aislamiento social, tristeza e irritabilidad.

Aunque todas las personas son susceptibles a la falta de luz solar, sólo el 10% de la población mundial presenta TAE. Además de que hay una mayor incidencia entre las personas que sufren depresión.

Para tratar la depresión invernal, o disminuir sus efectos, puedes recurrir a la fototerapia. Coloca lámparas de diferentes voltajes y simula iluminación natural. Exponte a esta luz por periodos de 20 a 45 minutos. Notarás el cambio en tu estado de ánimo, en las próximas 3 o 4 semanas.

No obstante, también es recomendable que busques ayuda profesional, pues debes idear estrategias efectivas para lidiar con los problemas cotidianos, pues el TAE puede convertirse en una depresión prolongada.

Fuente: Notimex, Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, Kids Health