¡Comparte en tus redes!

Enfermos con Alzheimer podrían recuperar sus recuerdos

AlzheimerLos 46.8 millones de personas que viven con Alzheimer podrían recuperar sus recuerdos y mejorar su calidad de vida.  Al menos eso asegura el doctor Susumu Tonewaga, ganador del premio Nobel de Medicina, en 1987.

De acuerdo con estudio publicado en la revista Nature, en las primeras etapas de esa demencia, los pacientes son incapaces de recuperar las experiencias recientes; sin embargo, estos recuerdos no desaparecen, sino que quedan almacenados en una parte del cerebro a la que no pueden acceder fácilmente.

No obstante, esta situación podría cambiar. El equipo de científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), liderado por Tonewaga, han encontrado la forma de activar las neuronas que contienen los recuerdos.

Para demostrar su teoría, los investigadores usaron dos grupos de ratones: uno genéticamente modificado para padecer Alzheimer en sus primeras etapas, y otro de ratones sanos. Todos los roedores fueron colocados en una zona donde recibirían descargas eléctricas.

Al colocarlos nuevamente en la caja de descargas, los ratones mostraron miedo; sin embargo, con el paso de los días, los roedores con Alzheimer olvidaron su temor.

En una segunda etapa, los científicos utilizaron optogenética (técnica que mezcla métodos genéticos y ópticos) para modificar las neuronas de los ratones enfermos y las hicieron sensibles a la luz.

Gracias a la luz, las neuronas del hipocampo se reactivaban y volvía el recuerdo de las descargas eléctricas; sin embargo, éstos desaparecían nuevamente al dejar de aplicar la luz,

Pero eso no es todo, al concluir el experimento, el equipo de Tonegawa descubrió que los ratones fueron capaces de regenerar espinas dendríticas (terminales que permiten la conexión entre las células cerebrales) en las neuronas en las que se almacenan los recuerdos.

Lamentablemente, esta técnica no se puede probar en humanos, porque implicaría abrir el cráneo y modificar genéticamente las células que intervienen en la memoria.

Al respecto, Tonegawa comentó que su investigación permitirá que se desarrolle una tecnología para activar o inactivar con más precisión las células situadas en zonas profundas del cerebro, como el hipocampo o la corteza entorrinal, en las que se almacenan los recuerdos.