¡Comparte en tus redes!

Todo lo que debes saber de la circuncisión

dato_cirrcuncisionSi no te la hicieron de recién nacido, tal vez nunca te hayas planteado someterte a una circuncisión. Sabemos que para algunas religiones es un procedimiento obligatorio y que algunos detractores lo consideran una crueldad, pues se reduce a la mutilación genital.

Sea cual sea tu postura, creemos importante profundizar en el tema, sobre todo, porque nunca sabes cuándo tendrás que recurrir a esta cirugía. Así que aquí te dejamos la información más importante de la circuncisión:

¿En qué consiste?

La circuncisión es un procedimiento quirúrgico en el que se retira el prepucio (piel que recubre el glande o punta de del pene).

Para realizarla, a los bebés se les aplica anestesia local, mientras que en los niños mayores y adultos se requiere anestesia general.

En promedio, la operación dura de 20 a 30 minutos. Una vez que el cirujano ha retirado el prepucio, los bordes de la piel se cierran con puntos reabsorbibles y/o pegamento quirúrgico especial.  Además, el pen se protege con vendajes, que se retiran a las 48 horas.

Recuperación

Aunque varía de un individuo a otro, recuperarse de una circuncisión puede tardar de una a dos semanas. Durante ese tiempo, se recomienda usar ropa holgada.

Es importante que sepas que, después de haberte sometido a una circuncisión, las erecciones pueden ser dolorosas, por lo que se recomienda no tener actividad sexual de cuatro a seis semanas.

Efectos secundarios

Los pacientes circuncidados tienden a presentar inflamación y magulladuras en la piel de alrededor del pene. Es importante estar limpiar la herida como lo indique el médico, pues se corre el riesgo de que se infecte.

En el ámbito sexual, se ha detectado una pérdida de sensibilidad en el glande, lo cual no afecta el placer de la penetración. Eso sí, la lubricación del glande tiende s disminuir, por lo que no está de más tener un lubricante a la mano para esos momento de pasión.

Beneficios

Los hombres circuncidados corren menos riesgos de desarrollar cáncer de pene, contraer VIH e infecciones urinarias, pues permite mantener la piel del miembro limpia y desinfectada.

Un poco de historia.

Las primeras referencias históricas de la circuncisión datan del año 2300 antes de Cristo, en Egipto, cuando en sus tumbas colocaban pinturas y otras obras de arte en las que se representaba el procedimiento.

Desde luego, con el paso del tiempo, esta práctica se extendió. Es posible encontrar referencias de la circuncisión en los imperios árabe y otomano; así como en la Alemania Nazi, donde esta cirugía era vista como una señal de la más alta posición social.

Sin embargo, fue hasta final del siglo XIX que la circuncisión se volvió un tema de salud pública, pues se le consideraba una cura para el comportamiento antisocial, la parálisis y la culpa por sentirme menor placer sexual.

Así qué… ¿Te animas a hacértela?

 

¿No sabes si circuncidar o no a tu hijo? Aquí encontrarás unos puntos a considerar.