¡Comparte en tus redes!

¿Los antidepresivos afectan la función sexual?

Dr. Edilberto Peña de LeónTratándose de medicamentos que no son de una previsión de manejo por cortos períodos de tiempo (el tiempo mínimo de tratamiento con un esquema de antidepresivos es de alrededor de un año), siempre tenemos que poner en una balanza los efectos benéficos vs. los efectos secundarios potenciales. Si el medicamento que tengo que usar me produce síntomas que hagan que mi calidad de vida disminuya vamos en contra del espíritu de mejoría de un episodio depresivo.

De las más de 30 opciones de antidepresivos en el mercado podemos agruparlos en 4 ó 5 familias gracias a sus diferentes mecanismos de acción dentro de las neuronas. Esto es importante porque estos mismos mecanismos son los que le confieren el potencial de los diversos tipos de eventos adversos. En el ámbito de la función sexual son principalmente los de la familia de los inhibidores selectivos de recaptura de serotonina, los que tienen intervenciones en este ámbito. Los principales representantes de esta familia son la fluoxetina, paroxetina y la sertralina, todos fármacos de comprobada eficacia en el manejo de la depresión, ansiedad, trastornos obsesivo compulsivo y trastornos de la conducta alimentaria. Su mecanismo que incrementa los niveles de serotonina en el sistema nervioso central (vía a través de la cual mejoran el estado de ánimo y bajan la ansiedad), también produce en otras áreas del cuerpo otros cambios. Por ejemplo, a nivel intestinal pueden acelerar la motilidad y dar algunas sensaciones como naúseas o diarrea temporales.

En específico, la subida de serotonina a nivel del sistema nervioso periférico (que se integra a nivel de la médula espinal), es la que puede producir los cambios en la función sexual. Generalmente disminuyen la libido (energía y apetito por tener relaciones sexuales), disminuyen, muy levemente, la lubricación vaginal, y retardan la eyaculación. Hay que recalcar que es muy muy infrecuente que afecten la etapa de excitación, y por eso mismo, no producen disfunción eréctil.  Estos cambios son adaptables de acuerdo al tiempo que tengo tomando el fármaco (pueden desaparecer después de un par de semanas, y dependientes de la dosis, donde si la titulamos a la baja, muy seguramente tendremos una buena respuesta.

Como pueden imaginarse, el médico debe de sentarse a hablar con el paciente de estos potenciales efectos al iniciar el tratamiento con antidepresivos, ya que no es nada raro, que incluso podamos aprovecharlos. Un ejemplo muy claro de esto, es ayudar a los hombres que sufren de eyaculación precoz.

Así que ya lo saben, si hay efectos secundarios sexuales de algunos antidepresivos, pero eso no es motivo para evitar el tratamiento, sino, más bien, para hablar a profundidad de mis síntomas con mi médico.

Dr. Edilberto Peña de León

Edilberto Peña