¡Comparte en tus redes!

Cómo limpiarte los oídos, no generes tapones de cerilla

La limpieza corporal es un factor de salud y hoy en IDEAS QUE AYUDAN te damos algunos tips para mantener esas oídos en perfecto e higiénico estado, sin dañar su canal auditivo, listos para unos besos o un buen concierto.

El cerumen y su chamba

Esa sustancia viscoza, mejor conocida como cerumen o cerilla, aunque no lo creas hace una chamba importante para que escuches bien, ya que ayuda en la limpieza y lubricación de tus oídos, dándole un golpe a las bacterias, hongos y hasta insectetes que quieran entrar en la alberca de tus tímpanos.

oido

No abuses de su chamba

Sin embargo, el exceso de cerumen en tus oídos puede provocar que se pegue o que presione a tus tímpanos, generando tapones de cerilla que podrían perjudicar tu sonido surround personal, ¡aguas!

Pulir y encerar

¿Recuerdas esa peli de los ochentas, Karate Kid? Sí, ésa donde el Sr. Miyagui instruía a Daniel San para encerar y pulir; pues de algo así va la onda, obviamente en sentido figurado, pues los oídos son un canal auditivo delicado que debe ser tratado con sumo cuidado en materia de limpieza.

Y ¿si uso hisopos para limpiar mis oídos?

Los otorrinolaringólogos (especialistas en oídos), recomiendan que evitemos la limpieza de nuestros oídos con hisopos (cotonetes), ya que sólo sirven para limpiar la parte externa del oído y, que de usarlos para sacar la cerilla, podríamos dañar de manera permanente nuestros tímpanos, perforándolos al hacer un uso indebido de estos bastones de algodón. D:

El consejo del experto

En entrevista para sinembargo.mx, el jefe de Otorrinolaringología del Hospital de Especialidades del IMSS en Jalisco, Luis Humberto Govea Camacho, señaló la importancia de evitar a toda costa la introducción de cualquier tipo de objeto en los oídos para limpiarlos, gracias a los grandes riesgos que ello implica, al ser una zona donde sólo hay piel y hueso, fácil de lastimar y sangrar con tan sólo rascarla fuerte o meterle hisopos de manera incorrecta.

Govea hizo énfasis en que el oído se limpia por sí solo a través de mecanismos naturales, donde unas pequeñas vellosidades ubicadas en el conducto auditivo (llamadas cilios), se mantienen en movimiento realizando un barrido de la basura que pueda generar el oído.

Justo lo único que aconseja Govea Camacho es tocar el pabellón auricular y cada uno de los pliegues, donde se percibe sensación de grasa, que es la basura que ha sido barrida por los cilios del canal auditivo.

"Eso es lo único que hay que lavar y sólo con agua y jabón, secar con cuidado, siempre por fuera, nada nunca por dentro", puntualizó el especialista.

Así que si tu cerilla es más rebelde, acude a un otorrinolaringólogo y recuerda evitar a toda costa introducir cualquier tipo de cachivache en tus preciados oídos, claro si quieres conservarlos en perfectas y sanas condiciones.

NOTAS RELACIONADAS

¿Cómo bajar los tamales que te echaste? Aquí.

Parálisis de Bell o cómo evitar una parálisis facial. Aquí.

Tus manos, tus mejores aliadas: aprende a tocar el cuerpo de tu hombre. Aquí.