¡Comparte en tus redes!

Peligros de tener una uña enterrada

Peligros de tener una uña enterrada

Peligros de tener una uña enterrada

Tener una uña enterrada es tener una molestia en la piel que rodea las uñas debido al crecimiento inadecuado de las mismas. Son más comunes en los pies, causan dolor, inflamación y en algunos casos infecciones. Es más común que se encarne en el lado lateral del dedo, pero también hay casos de uña enterrada en el lado interior.

¿Cómo evitar las uñas enterradas?

Para evitar este tipo de peligros debes cortarte las uñas adecuadamente, el corte de tus uñas debe de ser recto en las esquinas y en la parte superior, para evitar que se encaje en la piel. Curvear el corte provoca que la uña se encarne. Además, un corte en curva provoca la aparición de hongos e inflamación, también se daña el tejido del dedo, haciendo que las extremidades crezcan chuecas.

La aparición de las uñas enterradas también se debe al uso de un  calzado inadecuado o a un mal corte de las uñas, las uñas se encargan después de una lesión o un aplastamiento. Otras causas son la artrosis o el nacimiento prematuro.

¿Qué hacer si ya tengo uñas enterradas?

De preferencia no acudas a cualquier clínica de belleza que no cuente con los conocimientos o los requisitos clínicos para atender una uña enterrada, si la situación es muy grave no recurras a métodos caseros. Un especialista te ayudará a corregir las uñas enterradas de la manera correcta.

Tratamiento en casa

Si ves que la uña enterrada no es un caso muy grave, utiliza la siguiente técnica: moja el dedo afectado en agua tibia o caliente, te ayudará a ablandarla, después corta, pero hazlo en forma recta, sin redondear los bordes.

Si la molestia continúa no dudes en acudir al especialista, él extirpará el trozo de uña que quedó en la carne. Si no acudes a un tratamiento adecuado podrías contraer una infección e incluso podrías afectar tu dedo.

Es importante que las personas con diabetes acudan a un especialista, pues los pacientes con esta enfermedad suelen sufrir una neuropatía periférica que provoca la pérdida de sensibilidad en los pies. Si eres diabético vigila constantemente tus pies.