¡Comparte en tus redes!

Qué hacer con los celos

Dr. Edilberto Peña de LeónLo primero que hay que decir al respecto, es que los celos son una emoción más en el espectro afectivo de todo ser humano, por lo tanto, es absolutamente normal que todos sintamos celos en algún momento de la vida. De hecho, es hasta bueno, deseable y necesario en el desarrollo de todas nuestras relaciones el sentir ganas de recibir la atención de la persona en cuestión de forma más intensa.

Pero, si comenzamos a hablar de los celos patológicos en las relaciones de pareja, lo primero a dejar en claro es que: AMOR NO ES POSESIÓN. Mantener una relación de pareja no es una relación de pertenencia. Más allá, de que siempre se habla de que el celoso es alguien inseguro, tenemos que verlo como alguien que necesita ejercitar el hábito de la confianza.

Podríamos agrupar a los "celos enfermizos" en dos tipos:

  • Los que se compartan como un pensamiento obsesivo. La idea de la infidelidad crece, está presente cada vez más tiempo y ocupa mi mente que no se puede hacer cargo de las actividades que corresponden a mis labores cotidianas. El celoso sabe que y entiende que no hay razones lógicas para sentirse así, pero la idea sigue ahí.
  • Los que son parte de una enfermedad delirante, tienen una idea falsa que cobra sentido en casi toda la información que les llega para incrementar la suposición de infidelidad, y a diferencia de la anterior, no hay conciencia racional de que los celos son infundados, ni hay datos o compromisos que tranquilicen la desconfianza.

Estos “celosos patológicos” requieren de atención de un especialista en salud mental, pero todos aquellos que llegamos a sufrir de celos que no tienen estas características, estas serian las recomendaciones a seguir par ano sufrir de más:

  • Confianza. Ya lo habíamos dicho, pero hay que recalcarlo… la confianza se ejercita y se trabaja, no se compra en el super ni por internet, hay que practicarla todos los días.
  • Prohibido el multiseguimiento en redes sociales y el “stalkeamiento”. No hay que compartir contraseñas ni permitir a la pareja el revisar mis medios digitales.
  • Cuando estés sufriendo una “crisis aguda” de desconfianza, y tengas ya hasta síntomas físicos de dolor de panza y llanto incontrolable, busca contención de alguien cercano. En momentos así, mi mente me hace demasiadas malas jugadas, es invaluable el punto de vista de alguien externo para poder lograr la paz.
  • Pero sobre todo, sé siempre claro y preciso con tu pareja con lo que estás sintiendo y como te pasa, abrirnos en este sentido no nos convierte en personas débiles y dependientes, sino en seres asertivos que confiamos nuestros sentimientos a las personas que amamos.

Así que, que hoy no puede haber otra moraleja, que practicar la confianza.

Dr. Edilberto Peña de León

Edilberto Peña