¡Comparte en tus redes!

¿Sabes qué es la depresión postcoital?

¿Alguna vez has experimentado una sensación de tristeza o vacío después de tener relaciones sexuales? A este fenómeno se le conoce como depresión postcoital o disforia postcoital y suele presentarse en más del 40% de las mujeres; lo cual no quiere decir que sea un padecimiento exclusivamente femenino.

La depresión postcoital se manifiesta con tristeza, ansiedad, arrepentimiento, inquietud e irritabilidad después del encuentro sexual. La duración de un episodio de disforia puede variar. Hay algunas personas que sólo lo experimentan algunos minutos, mientras que otras tardan días en superarlo.

postcoital chica

Pese a que se ha estudiado y documentado desde el año 150, aún se ignoran las causas de este padecimiento. Para los psicólogos, la depresión postcoital se debe a que la educación recibida y la religión impiden que las personas disfruten del sexo. Un gran número de personas sienten culpa por llevar una vida sexual activa.

También existe la posibilidad de que la mujer u hombre hayan sido víctimas de abuso sexual en el pasado. Esta experiencia los obliga a sentir vergüenza cuando sostienen un encuentro de sexual. Algunas personas incluso prefieren reprimirse y olvidarse del sexo.

Asimismo, debes tomar en cuenta que hay personas que tienen mayor predisposición biológica para deprimirse. Los cambios hormonales que tienen lugar durante el orgasmo pueden influir en la disforia, ya que suelen desencadenar diversas reacciones. Algunas personas incluso tienen jaquecas después del coito.

Un menor número de estudiosos creen que la depresión postcoital puede estar relacionada con la frustración sexual que provoca no poder alcanzar el orgasmo, o que la vida sexual se ha tornado monótona.

En cualquiera de los escenarios, si eres una de esas personas que tiende a sentir tristeza después del sexo, es importante que tengas una buena comunicación con tu pareja y le expliques que tus reacciones no tienen que ver con él y su desempeño.

También es importante que busques la ayuda de un psicólogo o psiquiatra. Ellos te ayudarán a encontrar la causa de la disforia para trabajar en ella.

¿Has experimentado tristeza o irritabilidad después del sexo? ¿Qué tan seguido te pasa?