¡Comparte en tus redes!

Te domina el estrés, parte 4 - aprender a manejarlo

María Eugenia IbarzábalEl día en que Marina y Raúl descubrieron que Marina estaba viviendo con mucho estrés y sentía que su vida no era feliz a pesar de todo lo que tenía, decidieron que iban a reflexionar en la noche para cómo poder estar mejor cada uno, sin embargo en la noche no pudieron platicarlo porque llegaron los papás de Marina a saludarlos y se quedaron hasta muy tarde.

Y así se fue toda la semana, llenos de actividades en el trabajo, con los hijos, en casa, con las familias políticas, hasta que llego el siguiente fin de semana y Raúl había preparado una sorpresa; había hablado con los papás de Marina para que se llevaran a sus hijos el fin de semana, así Raúl y Marina podían estar solos.
Él reservó una habitación en una hacienda muy bonita, a una hora de su casa.
Así que al llegar el sábado temprano se fueron el fin de semana solos (Marina no quería dejar a los niños porque tenían que hacer tarea, ir al foot-ball, tenían una fiesta, como siempre llenos de actividades), pero Raúl la convenció.

Llegaron a la Hacienda, un lugar muy lindo y tranquilo.

Raúl le pidió a Marina que se dejara llevar por él esos días y ella sorprendida dijo ¡esta bien! Era la primera vez que hacían esto solos, y Marina estaba nerviosa.

Lo primero que le dijo Raúl fue:

–Vamos a asolearnos un rato–, así que fueron a ponerse el traje de baño, y se fueron a la alberca a asolear. Marina se quedó dormida y Raúl se puso a leer, cuando despertó se metieron a la alberca, estaban casi solos, no había gente, ¡no había ruido!, sólo se escuchaba el sonido del agua al caer por la cascada, volvieron a asolearse.

Se fueron al cuarto a cambiarse, comieron, caminaron por los jardines, se sentaron a platicar. Raúl dijo que era la primera salida de muchas que estaba organizando para poder salir solos una vez al mes, además estaba planeando actividades para los dos solos, como iniciar la practica de un deporte o por lo menos ir al gimnasio una vez por semana, como a Marina le gusta dibujar, pero no tiene tiempo, le propone sea una actividad familiar en la noche, después de cenar, en lugar de ver televisión, el noticiario, donde pasan muchas noticias tristes; se sentaran a platicar los 4, o pueden dibujar todos, así que compró y trajo dos libros de Mandalas y un buen número de colores para dibujar, para empezar con esta actividad ¡YA!

Además, le pide a Marina otras actividades que se le ocurre pueden hacer cada uno de los miembros de la familia para disminuir el estrés -en todos- y tener una vida más armoniosa como familia…

Acuerdan también preguntarle a los niños que ideas tienen al respecto.

Fue un fin de semana único, para los dos, platicaron, caminaron, se asolearon, nadaron, dibujaron, al principio Marina estaba un poco inquieta por los chicos, pero poco a poco se fue relajando sabiendo que estaban bien con sus papás y ella estaba disfrutando estar con su esposo. Se acabo el fin de semana y quedaron de volver a platicar para saber que otras actividades podían hacer para manejar en forma correcta el estrés.

Continuara esta columna con más propuestas de cómo aprender a manejar el estrés.

Hasta la próxima…

Maru Ibarzábal

María Eugenia Ibarzábal