¡Comparte en tus redes!

Técnicas infalibles para defenderte de un ataque sexual

Conforme a datos provistos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1 de cada 3 mujeres ha sufrido o sufre alguna vez violencia física o sexual, ya sea en la vía pública o por parte de sus seres queridos más cercanos, como lo es el caso de sus parejas sentimentales.

DEFENSA

Por muy pareja que sea tuya, las cosas deben ser equilibradas y debe respetarte o, en caso de que andes en la calle y algún pelado se quiera pasar de lanza, la neta no está de más saber algunos truquillos pegadores para prevenir cualquier tipo de ataque sexual.

LA DEFENSA PERSONAL

Bien dijeran muestras madres cuando nos convertimos en adolescentes altísimos y de grandes proporciones cuando les respondíamos ¿cómo me vas a pegar, si estás bien chiquita? y ella, con esa voz mega convincente respondía: "¡Si no te voy a cargar!". Aquí aplica lo mismo.  😉

No importa el tamaño de la fuerza, ni de la velocidad, ni de la audacia de tu contrincante, si no cómo emplees las técnicas de defensa personal. Te compartimos los ejemplos:

EL ATACANTE APARECE

¡Métele la Wilson y sácalo del ring! Tan sólo toma la mano del agresor y flexiona sus dedos hacia los lados , de manera que le infundas un dolor de ¡a sú maiz!, con el fin de que puedas huir de sus garras cerdas.

¡Dale un buen pisotón! Eso te dará ventaja, para que en lo que el papanatas, se recupera, tu logres correr y dar aviso a la autoridad o grupo de personas más cercanas.

Si llega a traición, es decir, por la espalda, puedes darle santo codazo que lo deje sin aire y hasta darle una buena tarascada o mordizco para que no sepa ni por dónde sobarse el jijo de su...

Y ¡la clásica patada voladora en su máximo orgullo! que viene siendo como el "Fatality" de los hombres.

Pensar fría e inteligentemente en esos casos, puede salvarlos de situaciones rudas, hacernos muchísimo menos vulnerables y paulatinamente enseñar a defendernos cuando sea necesario.

Sabemos que debe ser una obligación del Estado defendernos y procurarnos seguridad pública por igual, aunque mientras seguimos avanzando como ciudadanía para garantizar ese derecho, mantengámonos al tiro y alerta en las posibles zonas u horarios de riesgo.

NOTAS SIMILARES

Razones para que tu hija aprenda defensa personal. Aquí.

No lees ni en defensa propia. Aquí.

Nuevo impuesto a la ciudadanía: ¡que no te vean la cara de chino!. Aquí.