Amilcar_VALDES
Amilcar Valdés

Muy probablemente has vivido la experiencia que te digan cosas que tienes que mejorar y -seamos honestos-, por acertadas que sean, tienes el impulso de defenderte o justificarte. Puedes tener la madurez de recibirlo y mejorar las cosas, pero te quedas con un mal sabor de boca y si tienes cerca a alguien que suela mostrarte demasiado esas cosas, es probable que sientas que haces demasiadas cosas mal.

Como dice el dicho: “En el pedir, está el dar”. Existe una mejor manera de decir esa retroalimentación y que motiva a la gente a poner manos a la obra. Esa forma se llama la hamburguesa y consiste en:

Pan: Algo que sabes que la persona hace bien o a puesto especial empeño en mejorar. Por ejemplo, “Me da mucho gusto que desde la última vez que platicamos, estás siendo mucho más puntual en tus horarios de trabajo y me gusta ver que te esfuerzas y corriges”.

Carne: La cosa que le quieres pedir que mejore. Por ejemplo: “Sin embargo, he notado que tu imagen es un poco descuidada. Es importante que procures verte mejor para los clientes, ya que eres un gran represéntate de esta empresa”.

Pan: Nuevamente algo que notes que hace bien. Ejemplo: “Nos encanta la actitud que tienes con la gente que tratas; suelen decirnos mucho que tus visitas son muy agradables”.

De esta forma, es difícil dar la impresión de que sólo te fijas en lo que la otra persona hace mal y al reconocerla, le das ánimos para seguir haciéndolo, ya que sus esfuerzos son vistos y reconocidos. También le muestras que tiene la posibilidad de hacer las cosas bien.

Es importante que el pan sea pan y no oblea -a veces- sólo por cumplir el requisito reconocemos por reconocer, sin mirar a la otra persona. También cuida las proporciones; si le voy a dar una retroalimentación muy grande, cuido que el pan sea igual de grande que la carne. De igual manera, si la retroalimentación es pequeña, dale un pan acorde a esa carne.

Esto aplica igual para pareja, colaboradores de trabajo, amigos, hijos… Recuerdo que una paciente mía menciona mucho que ella solita y sin que nadie se lo pidiera, comenzó a hacer su cama; se lo reconocieron un par de veces y después -eso que ella decidió hacer sin que nadie se lo pidiera- fue una obligación y recibió más regaños que reconocimiento.

No olviden también, darse retroalimentación de hamburguesa a ustedes mismos. Muchas veces, nuestros peores jueces y verdugos somos nosotros mismos. Reconocernos que -de hecho- crecemos y avanzamos, no nos cae nada mal. Recuerdo que fue en una de las mejores citas de mi vida, donde comencé a aprender a reconocerme; si les gusta el chisme y quieren conocer la historia de esa cita, no se pierdan mi siguiente columna donde también les diré cómo tener una cita así de genial.

 

¿Qué te interesa?
Selecciona los temas de interés sobre
los que deseas recibir noticias: