¡Comparte en tus redes!

Con motivo del mes y día del Orgullo LGBTTTI+

Todos recibimos ya información acerca de que este mes y especialmente, el pasado sábado 28 de junio se celebra el Orgullo LGBTTTI, culminando con el desfile PRIDE en la CDMX. Con motivo de estas conmemoraciones les quiero comentar la comunicación que tuve esta semana con el padre de un joven que me recomendaron para dar una segunda opinión como psiquiatra sobre la comunicación que tuvo con sus padres acerca de ser transgénero y pedir con urgencia que se inicie su proceso de manejos hormonales y quirúrgicos que lleven a realizar ese cambio. Hay que decir que esta conversación se llevó a cabo por teléfono y que no fue necesario que acudieran al consultorio.

Edilberto Peña de León

Este hombre se encontraba en un trance de gran estrés aparentemente, desde finales del año pasado, donde, después de la noticia que le dio su hijo, se dieron a la tarea de realizar una gran cantidad de evaluaciones médicas y psicológicas, que aún siguen en proceso, con el motivo de estar completamente seguro de que su hijo está claramente capacitado y consciente de tomar su decisión y de contar con el 100% de seguridad y certeza de que no se esté iniciando un proceso equivocado.

Durante nuestra conversación, era claro que el adolescente contaba con una historia clara de ser portador de un trastorno obsesivo compulsivo desde su infancia, que se ha manifestado con la presencia de ideas repetitivas y que no pueden confrontarse con la lógica en diversidad de temas, desde la religión, el orden, la limpieza y contaminación y ahora, manifestando ser transgenéro, con la urgencia de comenzar ya todas las valoraciones médicas con una velocidad que no parece ser prudente… así es la ansiedad obsesiva, la persona no puede descansar hasta que no se realizan actos que puedan descargar estos sentimientos tan incómodos.

El resultado de mi valoración fue muy claro. Le comenté a este padre que así hiciera más pruebas psicológicas no iba a tener una que le dijera si la “percepción” de transgénero de su hijo era cierto o era falsa y producto de las ideas obsesivas. Que en los manuales de diagnóstico en psiquiatría no contamos ya desde 1963 con diagnósticos de patología acerca de la identidad de género, y que es imposible diagnosticar algo que no es diagnóstico.

No existe un examen que nos diga la orientación de género de las personas, valga la repetición… es una decisión MUY PERSONAL. Y que, por el momento, el foco de sus intervenciones en su hijo, se deberían de centrar en darle manejo a el trastorno obsesivo compulsivo, que se habían mostrado renuentes a darle tratamiento, ya que era muy joven para recibir medicamentos. Aclarándole que justo en estas edades son los momentos de aparición de estas enfermedades y que, en efecto, requieren de un manejo farmacológico y psicoterapéutico, para contar con buenos resultados.

Tranquilizándolo que no había ninguna prisa en hacer ya todo el proceso médico de transformación de su hijo y que en él como padre debería de caber la sabiduría de iniciar todas las consultas y tratamientos cuando el padecimiento psiquiátrico que SÍ ESTA DIAGNOSTICADO: el trastorno obsesivo compulsivo, estuviera en buen control y mantenimiento. Incluso le comenté que cuando hacemos valoraciones de pre-quirúrgicas en estos pacientes, nuestro trabajo principal es ver si existen algún diagnóstico psiquiátrico no tratado que amerite manejo antes de todo el proceso.

En resumen, no existen diagnósticos psiquiátricos de identidad de género, siendo cuidadosos en realizar sobrevaloraciones innecesarias en estos casos.

Dr. Edilberto Peña de León

Edilberto Peña