¡Comparte en tus redes!

¿El medio ambiente puede afectar tu salud mental?

Lo que resulta evidente es que mis vivencias pueden marcar el rumbo de mis emociones, y la intensidad de estas últimas puede influir en el rumbo de mi salud mental… pero, ¿Otros factores del mi entorno pueden cambiar el estado de mi salud mental?

Edilberto Peña de León

Tratemos de ponerlos en contexto:

  • Luz de día: probablemente sea el elemento más conocido en afectación de mis funciones neurológicas. Seguramente han escuchado de la depresión estacional, cuadro caracterizado por manifestaciones depresivas que son secundarias a las modificaciones en neurotransmisores que se deben a la disminución en el número de horas que me expongo a la luz solar durante el invierno. Estos cuadros son más marcados en los países nórdicos, donde casi el 30% de la población llega a referir la incidencia de datos de esta patología. Un segundo ejemplo muy revelador, son los cambios en el patrón de sueño normal que se llegan a observar en los habitantes de zonas con grandes exposiciones a luz de longitud de onda azul (como la de las oficinas o de los anuncios espectaculares), el mejor ejemplo, la ciudad de Las Vegas. Ya está comprobado que los pobladores de estas regiones tienen menor tiempo en sueño de profundidad reparadora que los de otras zonas del mundo con mucho menor exposición a estos rangos de luz.
  • Ruido: las personas que son viven alrededor de aeropuertos, grandes vías de comunicación, o en zonas industriales, presentan mayores índices de enfermedades del tipo de los trastornos de ansiedad, así como incremento en síntomas como irritabilidad e intolerancia, con mayor presentación de conflictos con sus pares que viven en el mismo medio.
  • Contaminación ambiental: ya ni mencionar como aumentan las alergias oculares, respiratorias y dermatológicas en las urbes con mayores índices de contaminación en el aire que respiran. Las alteraciones en histamina que es el mediador inflamatorio corporal de estas manifestaciones tienen un reflejo dentro del sistema nervioso central. Incrementando el cansancio sueño, alteraciones en atención y concentración y la presencia de sueño en horarios diurnos de mayor actividad.
  • Condiciones adversas climatológicas: las temperaturas exageradamente altas, los sitios de nevadas profusas, las tragedias ambientales como huracanes o terremotos; ponen a prueba mi capacidad de empuje y resiliencia a las adversidades, así como una mayor presentación de patologías como los trastornos de estrés post traumáticos que demeritan de forma impresionante la calidad de vida.
  • Áreas con contenidos tóxicos: la exposición en el agua, aire o en estructuras de cancerígenos, puede generar tumores en diferentes lugares del cuerpo, incluidos el sistema nervioso. Estas neoplasias con toda facilidad pueden cambiar las manifestaciones en el estado del ánimo de las personas.

 

Moraleja: se que puede sonar obvio, pero hay que decirlo. Con un mejor entorno, mi estado de ánimo es mejor.

Dr. Edilberto Peña de León

Twitter: @Edilberto_pena

Edilberto Peña