¡Comparte en tus redes!

Estrés y sexualidad, 7 cosas que debes saber

El estrés puede causar diferentes problemas en nuestros momentos de chamba o en nuestras relaciones sociales, pero también puede repercutir en otro aspecto muy íntimo e importante. Estrés y sexualidad, 7 cosas que debes saber.

La salud también debe de ser algo que debemos de cuidar contra el estrés, porque, aunque no lo creas, la falta de deseo sexual es uno de los problemas más comunes y cada vez se agudiza si no se hace nada al respecto.

Estrés y sexualidad

Estrés y sexualidad, 7 cosas que debes saber

Cuidado si “El cortisol” es alto:

El cortisol es una glándula producida por las glándulas suprarrenales (ambas se encuentran encima de los riñones y su función es controlar la respuesta del estrés).

La función del cortisol es aumentar el nivel de azúcar en la sangre y por lo tanto, produce efectos negativos como: Insomnio, aumento de peso, depresión y ansiedad. Pueden provocar daños en algunas funciones, entre ellas, la sexual y esto puede llevar a que la persona se sienta impotente.

Dolor en las relaciones sexuales

Chicas, mucho cuidado…Otro elemento en el que no se pueda favorecer el acto sexual a causa del estrés es en la disminución de la lubricación.

Esta disminución puede provocar que a la hora de la penetración duela, te puedas sentir incómoda, con miedo y en lugar de disfrutar ese momento especial con tu pareja, solo sientas un terrible dolor que te impida disfrutarlo. Por lo que estar sin estrés ayudará a una correcta lubricación.

La eyaculación precoz, un problema en la población masculina

Los periodos prolongados del estrés pueden influir en los aspectos negativos de la pareja.

El hombre puede llegar a tener una autoestima muy baja, ya que se pierde el control de llegar al momento de clímax en una relación sexual.

Así que… ¡Por favor! Ya vele bajando y aprende a controlar estas situaciones de agobio.

 

No cargues con todos tus problemas a la vez

Aprende a distribuir tus tiempos de las actividades que realices.

Si algunas de ellas te generan estrés, lo peor que puedes hacer es seguir cargando con esos problemas y estar pensando en cosas negativas.

Esto puede llegar a un punto en el que te encuentres tan estresado que la falta de deseo sexual está aumentando en ti.

Evita que el estrés gane en tu vida sexual

Si sientes que presentas problemas en el sexo y el estrés vive minuto a minuto en tu día, acude con tu médico de confianza o más en específico, con un sexólogo. No vayas a salir con que te da pena.

No hay mejor tratamiento que consultar a los especialistas en estos temas.

De esta manera podrás informarte mejor, salvar tu salud y tu relación. ¡Échale ganitas!

Come saludablemente

Una correcta alimentación es punto a favor para tener una mejor vida sexual.

Alimentos en omega-3 como:

  • Las nueces y semillas
  • Pescado (especialmente pescados grasos de agua fría como: Salmón, atún y sardina, por mencionar algunos).
  • Huevo, leche, yogurt
  • Aceites de plantas

Son los que generan “dopamina” en nuestro cerebro (importante para una mejor función motora en el organismo) y por lo tanto favorecen a tener un mayor deseo sexual.

¡Haz deporte!

Hacer ejercicio no solo es sinónimo de una buena salud física y mental, sino que también nos prevé de un buen de enfermedades.

Pues, para que lo tengas presente… También genera la potencia sexual y mantiene los niveles correctos de testosterona y endorfinas. Y por supuesto, también ayuda a bajar los niveles de estrés en el ser humano.

La fórmula es sencilla… Menos estrés, mayor calidad en nuestra vida sexual.

Solo es cuestión de trabajar en ello y no dejar que el estrés invada tu vida.

¡Dale! ¡Tú puedes!

 

Fuentes Médicas:
https://www.sexologomadrid.com/ (Instituto Madrid Sexología)

https://www.bostonmedicalgroup.es/ (Boston Medical Group)

Notas relacionadas con estrés y sexualidad:

7 señales de estrés que no debes ignorar, dando click aquí.

7 actividades para lidiar con el estrés de cuarentena, dando click acá.

Cómo afecta el estrés a tu cerebro, dando click de este lado

Braulio Jiménez