¡Comparte en tus redes!

La importancia para el cerebro de formar parte de un grupo

Dr. Edilberto Peña de LeónEn medio de un mundo “neoliberal”, donde se le da una preponderancia al desarrollo del individuo, hoy nos dedicaremos a hablar de las razones por las cuales es básico forjar el sentido de pertenencia en el ser humano.

Pensemos en cuando nacemos y somos bebes… hasta que nos damos cuenta de que existen los otros (primero la madre), es cuando somos capaces de ir formando nuestra conciencia de estar en este mundo. Por lo tanto, va resultando inevitable, que iniciemos por pertenecer al grupo primero que conocemos: nuestra familia. La familia se encuentra inserta en una familia extensa con sus diferentes variedades, en una colonia, en una ciudad de un país, en un grupo socio económico, y muchas veces hasta en un credo religioso. Así es, que casi de forma automática, ser parte de la familia nos da entrada automática y obligatoria a una cantidad de grupos que comienzan a DEFINIRNOS.

La palabra es muy pesada, pero no hay forma de darle la vuelta. Ya que nos vamos enfrentando a la información que nos da la experiencia y la educación, además del desarrollo del ser humano (acercándonos a la mayoría de edad, donde al finalizar la adolescencia tenemos la necesidad de formar nuestra individualización diferente de nuestros padres), es que nos podemos cuestionar los valores que se nos inculcaron e ir tomando nuevas decisiones conscientes y cambiar al rumbo que nosotros deseemos.

Aquí estoy poniendo ejemplos de lo que pasa en un desarrollo normal del ser humano. Y estos nos sirven para que nos imaginemos la relevancia que tienen estos grupos de sentido de pertenencia, cuando una persona se enfrenta a la pérdida de la salud, y especialmente, de su salud mental.

La moraleja de esta participación, por lo tanto, es entender cómo crecemos dentro de grupos y cómo debemos de ayudarnos de ellos cuando peor nos sentimos, aunque no queramos ser exhibidos o hablar de lo que nos hace sentir mal, es el momento exacto de apoyarnos y usarlos.

Dr. Edilberto Peña de León

Edilberto Peña