¡Comparte en tus redes!

¿Las enfermedades psiquiátricas pueden deberse a enfermedades médicas generales?

Muchas veces nos preguntamos acerca de las causas de las enfermedades psiquiátricas y las respuestas son muy inespecíficas. La mayor parte del tiempo la explicación es multifactorial, una combinación de la herencia genética, factores neurobioquímicos a nivel del sistema nervioso central y los acontecimientos negativos que nos pueden ocurrir en nuestra vida cotidiana. Dentro de estos acontecimientos se encuentran las agresiones y desórdenes patológicos que puede presentar nuestro organismo en otros sistemas de funcionamiento.

Edilberto Peña de León

Vamos a enlistar algunos de ellos a continuación para poder organizar mejor esta relación:

  • Existen patologías directamente relacionadas a una enfermedad general del cuerpo. Ejemplos de ello son el hipotiroidismo, el climaterio o algunos tumores que producen cantidades anormales de neurotransmisores en otros lugares del organismo. El tratamiento está en cubrir la enfermedad de origen, así como intervenir en el diagnóstico psiquiátrico que ya se está presentando.
  • Un segundo grupo de importancia lo representan las agresiones físicas que pueden incluir al sistema nervioso central y que por lo tanto lo modifican y producen enfermedad. Casos emblema de este mecanismo, son las infecciones virales que inflaman el cerebro (el virus varicela zoster), y accidentes y traumatismos que incluyan a la cabeza.
  • Hay enfermedades generales que representan tal importancia para el sistema en general que afectan a todo el organismo, incluido el cerebro. Aquí encontramos las relaciones incrementadas de niveles de depresión y ansiedad en infartos del miocardio, hipertensión arterial y enfermedades reumáticas como la artritis reumatoide y el lupus eritematoso. Casos tan comunes como el incremento de deprimidos entre los pacientes que sufren de diabetes mellitus. No se tiene una relación directa, pero el grado de afección completa del organismo se cristaliza en varias enfermedades, como las neuropsiquiátricas.
  • Algunos medicamentos pueden producir cambios conductuales dignos de enfermarse. Los anticuerpos monoclonales que se usan para tratar la hepatitis C, la isotretinoína, usada como manejo del acné severo; y la metoclopramida, sustancia muy difundida para el manejo de la colitis; pueden producir incrementos en los niveles de depresión y ansiedad, incluso conductas impulsivas y suicidas. Ojo, no en todos los casos, por lo que se sigue permitiendo su uso en general, pero en ciertas personas sensibles si se pueden presentar estas alteraciones.
  • Mención aparte podría incluir a las enfermedades crónicas dolorosas. El cáncer, el uso de quimioterápicos, la fibromialgia y las lesiones osteomusculares incurables, afectan de tal grado la calidad de vida de los pacientes a perpetuidad que la depresión es un acompañante obligado.

Así es que, en las condiciones físicas que deterioran de forma significativa la vida de las personas y que cambian su conducta, habrá que considerar la evaluación de patologías psiquiátricas. El manejo oportuno y eficaz de las mismas puede repercutir, incluso, en la mejoría de la enfermedad general de base.

Dr. Edilberto Peña de León

Edilberto Peña