¡Comparte en tus redes!

Sensación y realidad… Ni el miedo ni la inseguridad se quitan

Es sorprendente cuantos de mis pacientes llegan pensando que el miedo o su parte insegura les ha quitado un montón de cosas, muchos incluso han ido a varias terapias y a pesar de ver cambios, ese cambio jamás llega…

Se sorprenden cuando les digo que ni el miedo ni la inseguridad te quitan nada, el tema es que los seres humanos solemos encontrar causalidades donde no las hay, y voy a poner dos ejemplos que creo que son fáciles de ver:

Pensamos que el miedo nos quita cosas, pero ¿qué es lo que realmente pasa? Tengo este proyecto que quiero hacer y cuando comienzo a hacerlo siento miedo, miedo que está diseñado biológicamente para sentirse feo (si se sintiera bonito nos atropellaría un camión) y cómo no quiero sentir esa cosa fea pues dejo de hacer el proyecto.
¿Realmente el miedo me quitó algo o fue mi aversión a sentirlo? ¿Estoy detenido por no estar preparado o estoy detenido porque creo que la preparación me quitará el miedo?

Cada vez que comiences el proyecto vas a sentir miedo y si no aprendes a sentirlo y tener herramientas para manejarlo vas a perder tus oportunidades. Solo ten claro que es culpa de tu pereza emocional no de las emociones

Otro ejemplo que me encanta es esta idea social de que los celos son tóxicos y cuando pido que me expliquen por qué, siempre se refieren a las acciones que la gente toma con esos celos, lo que sí es tóxico.

Los celos son una emoción bastante común que todos sentimos.
¿Te lleva a hacer algo? Si quieres quitarte la emoción sí puedes tener reacciones tóxicas, pero si aprendes a sentirlos, puedes notar que simplemente es un mezcla entre tu historia, miedo a perder a tu pareja e inseguridad (quizá haya otras cosas en tu mezcla personal).

Si lejos de querer quitártelos aprendes a sentirlos y a no reaccionar de una manera dañina, puedes hacer tus celos muy nutritivos para tu desarrollo personal.

Lo mismo pasa con la inseguridad o cualquier otra emoción. Las emociones y sensaciones no te quitan nada, lo que te lo quita son tus reacciones, ya sea abandonado, no haciendo para no sentir, o reaccionando de maneras poco asertivas.

Por eso hablo mucho del gimnasio emocional, para fortalecer las emociones. Por eso hablo tanto de anti fragilidad.

Estoy convencido de que muchas de las acciones que se toman en el mundo vienen desde este mismos lugar: evitar emociones pinches. Mejor aprende a sentirlas y usarlas a favor.

Si no has visto mi video de anti fragilidad búscalo y haz la tarea que funciona para este video también, pero me gustaría dejarte una nueva tarea: comienza a preguntarte para qué sirve cada emoción o sensación, si son algo que viene a nutrir, ¿qué es lo que te van a dar? Te dejo algunos ejemplos:

El miedo sirve para cuidarte
La inseguridad te muestra creencias que tienes que trabajar de ti o bien las áreas que necesitas fortalecer
La tristeza te ayuda a estar contigo y seguirte conociendo en este cambio constante que todos tenemos.

Amilcar Valdés en redes sociales:

Facebook: Amilcar Valdés 

Twitter: @AmilcarValdesFa

Evolución Terapéutica en redes sociales:

Facebook: Evolución Terapéutica 

Twitter: @EvoTera

Notas relacionadas:

Todas las columnas de Amilcar Valdés, dando click aquí.

Todas las columnas de Evolución Terapéutica, dando click acá.

Amilcar Valdés en redes sociales:

Facebook: Amilcar Valdés 

Twitter: @AmilcarValdesFa

Evolución Terapéutica en redes sociales:

Facebook: Evolución Terapéutica 

Twitter: @EvoTera

Notas relacionadas:

Todas las columnas de Amilcar Valdés, dando click aquí.

Todas las columnas de Evolución Terapéutica, dando click acá.

Todas las columnas de Evolución Terapéutica, dando click acá.

¿Qué te interesa?
Selecciona los temas de interés sobre
los que deseas recibir noticias: