¡Comparte en tus redes!

Ser o no ser madre

Últimamente, más o menos por el último año y piquito… básicamente desde que cumplí 35 veranos, tengo una idea circulando cada vez con mayo intensidad en mi interior: ¿Tener o no tener descendencia?, ¿ser o no ser madre?

Sexóloga Alessia Di Bari

La sensación de que se me acaba el tiempo para decidir qué quiero ¡Es HORRIBLE! La idea de ser mamá luchona no me prende; eso de cargar yo solita con la responsabilidad completa de la bendición me asusta alguito.

He visto que muchas mujeres, alrededor de estas edades entramos en la misma crisis y nos dan miedo cosas parecidas. “Si así no he encontrado pareja, con un retoño ¡mucho menos!”, “¿Qué va a ser de mi vida sexual después de convertirme en mamá soltera?” ó “Mas gasto y mismo –o menos- ingreso ¿cómo se supone qué lo voy a lograr?”.

Lo sé, muchos de estos miedos ni siquiera están forzosamente relacionados con la llegada de un bebé, pero por alguna razón los juntamos. Porque sí, la vida sexual de alguien no se termina porque elijas convertirte en mamá, pero lo cierto es que el miedo está ahí, latente.

A mí, algo que me ha servido… más allá de darle de comer a mis miedos –unos más racionales que otros-, ha sido:

Primero – darme chance de ser muy honesta conmigo y observa si quiero o no quiero ser mamá. ¿Realmente me hace ilusión o sólo siento que es el paso que sigue o lo que mi familia esperaría de mi?

Segundo – Darme que cuenta que si quiero, no significa que pueda. Y también, rete importante, darme que cuenta que si quiero, no significa que esté dispuesta a atravesar mis miedos y consideraciones al respecto.

Tercero – Reconocer todo lo que sí tengo en mi vida hoy. Las cosas que funcionan y las que me gustan de mi día a día, así como es. Independientemente de lo que elija, seguramente lo buscaré desde un mejor lugar, si primero me doy permiso de disfrutar todo lo que sí hay y lo que sí me gusta de estar como estoy… si la bendición llega en algún momento, no será él o la encargada de hacerme sentir feliz y realizada.

Creo que, por de pronto, darnos permiso de observarlo, vivirlo y cuestionárnoslo nos puede apoyar a acomodar todos esos miedos e ideas que tenemos acerca de la maternidad y de si es –o no- el siguiente paso en nuestras vidas. Ahí se los dejo de tarea. Linda reflexión para esta semana

Alessia Di Bari

Alessia Di Bari en redes sociales:

Facebook: Sexóloga Di Bari 

Twitter: @SexólogaDiBari

Evolución Terapéutica en redes sociales:

Facebook: Evolución Terapéutica 

Twitter: @EvoTera

 

Notas relacionadas:

Todas las columnas de Alessia Di Bari, dando click aquí.

Todas las columnas de Evolución Terapéutica, dando click acá.

Alessia Di Bari