¡Comparte en tus redes!

Vacaciones pandémicas

Cada vez tengo un mayor flujo de pacientes que cumplen con los criterios clínicos del que se conoce en inglés como síndrome de Burnout, o al castellano como síndrome de desgaste. Siendo aquel que se produce cuando mis mecanismos de defensa psicológicos no son suficientes para poder enfrentar el incremento en los eventos adversos del medio ambiente, como nos ha pasado de forma exagerada en este año.

Dr. Edilberto Peña de León

El manejo del síndrome de desgaste es complicado, pero su componente principal es buscar el equilibrio entre las agresiones inevitables del mundo contra el mejor cúmulo de actividades placenteras. De ahí que tengas que utilizar el ingenio para poder administrarnos unas buenas vacaciones pandémicas. En el mundo “normal” un maravilloso período de descanso nos baja hasta 32% el riesgo cardiovascular acumulado. A continuación, les pongo una lista de sugerencias:

  1. Hacer una búsqueda extensiva de libros y películas que nos transporten a otras culturas y medios que nos resulten extraños pero fascinantes, para incluso aprender nuevas costumbres.
  2. Expander nuestros horizontes musicales con armonías que nos hagan pensar en canales, lagos, montañas y naturaleza viva, que es con lo que menos convivimos en nuestro actual día a día.
  3. Montar el set completo de visitar otro país. La forma más sencilla es tener una semana con comida y bebidas tradicionales de ese destino, una de las ventajas que nos da la globalización, es muy factible que las encontremos en el super mercado o en las tiendas en línea.
  4. Aprender nuevos juegos. Claro fue que la venta de rompecabezas rompió todos los records de ventas en los primeros meses del confinamiento. Pero ahora podemos intentar juegos de reto cognitivo, o que incluso, nos obligan a socializar de formas diferentes, intenten el más descargado en los últimos meses, Among Us. Ojo, otro dato, las consolas y los videojuegos también no es casualidad que hayan incrementado su presencia mundial.
  5. Aprovechar los tours virtuales de los diferentes museos del mundo, que podemos emparejar con el tema del país que queremos conocer con la música, la comida y las bebidas típicas.
  6. Buen tiempo para intentar acampar en alguno de los parques nacionales que tenemos en el país, probablemente la mejor forma de vacacionar físicamente en épocas de distanciamiento social.
  7. Aprende un idioma nuevo. En las semanas anteriores salieron un par de artículos científicos de cómo mejora el nivel de funcionamiento neuronal el contar comenzar con una lengua que no sea la materna, ya que obligamos y retamos a la plasticidad neuronal.

Estos consejos no son limitativos, la lección importante es la misma, hay que despegarnos de la rutina cotidiana a favor de nuestra calidad de vida.

Dr. Edilberto Peña de León

Edilberto Peña