¡Comparte en tus redes!

7 cosas que debes considerar antes de hacerte un tatuaje

tatuaje¿Has pensado en hacerte un tatuaje? Si ya es escogido el diseño y sabes exactamente en qué parte de tu cuerpo quieres llevarlo, hay algunas cosas que debes considerar antes de que la primera aguja entre en tu piel.

Seguramente, algunas son recomendaciones que ya has escuchado, pero no está de más revisarlas antes de que tomes una decisión definitiva.

  1. Enfermedades. Como bien sabes, al reutilizar agujas, corres el riesgo de contraer enfermedades graves como el VIH y la hepatitis, por lo que debes asegurarte que es estudio al que acudas cuente con el instrumental y permisos necesarios. Antes de que el tatuador comience a trabajar, pídele que te muestre que las agujas que usará son nuevas.
  2. Alergias.  Más personas de las que imaginas han descubierto que son alérgicas a las tintas que usaron para tatuarlas, por lo que existe la posibilidad que seas una de ellas. De acuerdo con las pruebas realizadas, las tintas roja y amarilla son las más propensas a causar alergias en la piel, mientras que la negra, púrpura y verde no presentan tantos problemas. Las reacciones suelen aparecer con la exposición solar.
  3. Cicatrización. Dado que las tintas son sustancias extrañas, tu cuerpo tratará de eliminarlas. En algunos casos, el proceso de cicatrización favorece la aparición de protuberancias alrededor del tatuaje
  4. Infecciones en la piel. Tal como ocurre con las agujas, las tintas empleadas en los tatuajes pueden estar contaminadas y provocar infecciones en la piel. Los síntomas pueden tardar hasta tres semanas en aparecer, y suelen ser erupciones rojas, hinchazón y dolor. Además, cualquier enfermedad o infección que tengas en la piel puede agravarse con el tatuaje.
  5. Resonancias magnéticas (MRI). Quienes tienen tatuajes presentan algunas molestias al someterse a una resonancia magnética. Sobre todo, aquellos que cuentan con grandes áreas de tinta negra. Esto se debe a que este material contiene “negro de óxido de hierro”, que al calentarse por el escáner provoca dolor. Te recomendamos que antes de tatuarte, le preguntes al artista qué tipo de tintas utiliza, pues actualmente existe material con menor presencia de metales.
  6. Hematoma. Existe el riesgo de que durante el proceso se perfore un vaso sanguíneo, por lo que podría aparecer un moretón o hematoma alrededor del tatuaje.
  7. Remover. Aunque, en teoría, un tatuaje es para siempre, tienes la opción de removerlo con láser. Este procedimiento puede durar de 5 a 15 sesiones, dependiendo de tu tipo de piel, la profundidad del tatuaje y las tintas usadas.  En cada sesión, el tatuaje se expone a un láser que produce pequeños golpes o pulsaciones de una intensa luz que atraviesa las capas superiores de la piel y absorbe los pigmentos. El láser provoca una fragmentación de los pigmentos, por lo que se desprenden pequeñas partículas que el sistema inmunológico se encarga de desechar.  Algunas enfermedades de la piel también pueden empeorar debido a los tatuajes.

Es importante que no recurras a remedios o productos caseros para quitarte el tatuaje, y que consultes a un dermatólogo antes de someterte a cualquier procedimiento.